Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertos avisan de que el elevado uso de material por la pandemia obliga a mejorar el reciclaje

Advierten del impacto que un rebrote tendría en el sector turístico y en la reputación del territorio - La petición de la fase 3 dependerá de la evolución

Expertos avisan de que el elevado uso de material por la pandemia obliga a mejorar el reciclaje

Expertos avisan de que el elevado uso de material por la pandemia obliga a mejorar el reciclaje

Los expertos reunidos ayer telemáticamente con el presidente, Ximo Puig, y el conseller de Conseller de Política Territorial, Arcadi España, destacaron que el pase a la fase 2 es la señal de que la lucha contra el virus va bien en la Comunitat Valenciana, especialmente por la capacidad asistencial que tienen los hospitales. Pero alertaron del peligro de posibles rebrotes y sobre todo en dos vertientes, la que afectaría a la reputación del territorio y especialmente la que tendría incidencia en el turismo, uno de los sectores clave de la economía valenciana.

Por eso advierten que la Comunitat Valenciana se juega mucho ya que la reputación es clave para un destino turístico. Por eso, en la reunión celebrada ayer llamaron a la prudencia y lo resumieron en una frase: «cambiar de fase no es cambiar de hábitos» para insistir a la ciudadanía en la necesidad de mantener la higiene de manos, el distanciamiento social o el uso de las mascarillas. La Comunitat Valenciana estará en principio en la fase dos los próximos 15 días y entonces podría avanzar a la fase 3. No está decidido solicitarlo aún y fuentes del Consell apuntan que esperarán a que se acerque el final de la quincena para examinar la situación en que está la Comunitat Valenciana y decidir si se está en condiciones de pedir el pase.

También pusieron los expertos el foco en el importante aumento del consumo de material como mascarillas, guantes y equipos de protección, que además de generar un coste conlleva un problema añadido de reciclaje, especialmente en hospitales y llamaron a controlar mejor ese proceso de deshechos del denominado material fungible. Una de las propuestas planteadas ayer es detectar qué tejidos pueden ser reutilizables para aminorar el impacto de esos residuos tienen, siempre que sea seguro hacerlo, porque rebajaría la factura que se destina a este campo y el volumen de material que es necesario adquirir y que aún se necesita para hacer frente al virus. Mientras, el Consell avanza en su plan para crear centros de reservas estratégicas en las tres provincias, con material que permita hacer frente a grandes urgencias, como una pandemia pero también otras más habituales en este territorio como son los incendios y las inundaciones.

En el encuentro de ayer participaron Ildelfnso Hernández, experto en Salud Pública; Ricard Meneu, vicepresidente del Instituto de Investigación en Servicios de Salud; Salvador Peiró, de la Fundación de Investigación Biomédica; la subdirectora de Epidemiología, Hermelinda Vanaclocha, y el subdirector de Evaluación Asistencial, Ramón Limón; el jefe de de Microbiología del Clínico, David Navarro, y el cirujano de La Fe Anastasio Montero. También el director del Ivie, Francisco Pérez o la comisionada para la Inteligencia Artificial, Nuria Oliver. También entre otros, el catedrático de Geografía Humana, Joan Romero la catedrática de Ética de la Universitat, Adela Cortina.

Compartir el artículo

stats