Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Socorristas en bicicleta y más vigilancia en Xàbia para evitar aglomeraciones en las playas

Los expertos en rescates en calas y acantilados se protegerán de contagios con trajes de neopreno de pies a cabeza - El salvamento arranca mañana en el Arenal

Los operarios preparan la caseta turística y uno de los tres puestos de socorro de la playa del Arenal.

Los operarios preparan la caseta turística y uno de los tres puestos de socorro de la playa del Arenal. a. p. f.

«El verano en las playas de Xàbia es un libro abierto». Lo dice el coordinador de Playas de Cruz Roja, Javier Server. Estos pasados años los socorristas se han enfrentado a complicados rescates en acantilados, cuevas marinas y recónditas calas, a accidentes por saltar al mar desde las repisas de piedra, a cambiantes corrientes o a las medusas (el pasado verano por estas fechas preocupaba la temible carabela portuguesa). Pero el «libro» de este estío tiene una trama complicadísima.

La Cruz Roja de Xàbia inicia mañana sábado en el Arenal la campaña de vigilancia y salvamento en las playas. El coronavirus obliga a los socorristas a revisar todos los protocolos. «La primera novedad es que en el Arenal montaremos ahora tres puestos de socorro. El año pasado teníamos uno. Estas casetas deben estar descongestionadas», explicó ayer Server.

Los socorristas amplían los lugares para hacer curas y así evitan que los bañistas se agolpen. Este año son muy conscientes de que, además de velar por la seguridad de los bañistas y atender las urgencias, van a tener que hacer mucha pedagogía. Están preparados. Incluso se adaptan a las nuevas condiciones de movilidad. Ahora el Primer Muntanyar se ha convertido en un inmenso paseo marítimo (el ayuntamiento lo ha peatonalizado). Allí están las playas del Benissero, donde se monta otro puesto de socorro, y un extenso tramo de playa de piedra tosca. Los socorristas lo recorrerán en bicicleta. «Es otra de las novedades. Si la actuación es grave, está claro que entrará la ambulancia. Pero para curas y otras atenciones va a ser más operativo que nos movamos en bici», subraya Server.

«Siempre hemos trabajado mucho la prevención en tierra. Avisamos y concienciamos. Esa labor la vamos a redoblar», avanzó el responsable de playas.

Lo primero, la mascarilla

Los protocolos son este verano muy estrictos. Va a ser habitual ver a socorristas enfundados en buzos EPI (Equipos de Protección Individual). «Nuestra obligación es tratar a todos los bañistas con síntomas de ahogamiento como posibles casos de covid-19. Lo primero que debemos hacer es colocarles una mascarilla», precisó Server.

La Cruz Roja de Xàbia es, además, un referente en España en los rescates en costas de rocas (calas y acantilados). El equipo especial también tomará este verano medidas extraordinarias. Los socorristas se protegerán con neoprenos de pies a cabeza. Llevarán guantes y gafas de protección.

Server apela a la responsabilidad de los bañistas. «Xàbia tiene un litoral muy extenso. Se va a poder guardar las distancias. Lo fundamental este verano es que no se cometan imprudencias».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats