Una de las primeras medidas que tomó la Generalitat en marzo cuando la pandemia del coronavirus arreciaba fue la de poner a todo el personal de la Conselleria de Sanidad a disposición de la administración y podría cambiar de categoría o incluso de lugar de trabajo según las necesidades que el avance de la pandemia del coronavirus dictara. Se paralizó toda la actividad no preferente, incluidas las consultas externas y las pruebas diagnósticas, y se cerraron centros de especialidades.

Ahora, con el avance del virus controlado y con muchos menos casos que dos meses atrás, la actividad sanitaria va volviendo a la normalidad. Así, el centro de especialidades Ricardo Trénor -ubicado en la calle Alboraya de València, y perteneciente al Departament La Fe- reabrió ayer lunes, 8 de junio, en su horario habitual, después de haber permanecido cerrado para optimizar la asistencia ante la situación de Covid-19.

Se realizarán controles de acceso, y todos los pacientes tendrán que llevar puesta la mascarilla y lavarse las manos con solución hidroalcohólica antes de entrar. Además, deberán acceder al centro solos, sin compañía. Únicamente se autoriza un acompañante en el caso de menores y personas dependientes.

El horario de apertura será el habitual: de lunes a jueves entre las 08.00 a 21.00 horas, y los viernes, de 08.00 a 15.00 horas, informa la Generalitat a través de un comunicado.

Por otra parte, el Gobierno central ha distribuido en la última semana cerca de 500.000 mascarillas quirúrgicas en la Comunitat Valenciana para reforzar la compra y facilitar la reserva de este material de prevención frente al coronavirus. El Ejecutivo ha repartido en los últimos días más de 9,3 millones de mascarillas quirúrgicas de acuerdo a las necesidades de refuerzo declaradas por las comunidades autónomas y el cálculo realizado por el Ministerio de Sanidad para el mantenimiento de una reserva estratégica a nivel autonómico de, al menos, cinco semanas de consumo.