Los migrantes del Aquarius siguen sin papeles cuando se van a cumplir dos años de su llegada a València y denuncian que se sienten «olvidados» porque aún no tienen la regularización que les prometieron para poder «trabajar legalmente y tener una vida digna».

Así lo denunció ayer el presidente de la asociación Aquarius Supervivientes 2018, Moses Von Kallon, que criticó que fueron usados «políticamente» para luego ser olvidados y quedarse sin ayuda para regularizar su situación, y ha asegurado que «ninguno tiene la documentación».

«Nos dejaron entrar porque les convenía políticamente pero ahora nos han olvidado», aseguró Von Kallon, quien advirtió de que la pandemia del coronavirus ha agravado su situación y ni siquiera han podido solicitar ayudas por permanecer en España en situación irregular.

«Queremos trabajar legalmente, no como ilegales», afirmó el presidente de la asociación, que lamentó que sin esos papeles, no han podido ni pedir una ayuda para el alquiler ni ninguna «para nada por el coronavirus». Recordó que durante 18 meses tuvieron ayuda de abogados pero ahora ya no: «Pensábamos que iban a ayudarnos para conseguir trabajo, pero después de un año y medio nos hemos quedado sin la ayuda», señaló.