Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 76.000 valencianos caerán en la pobreza por la crisis de coronavirus

La cifra equivale a algo más del 10 % de los 700.000 afectados que Oxfam-Intermón calcula para el conjunto de España - Los nuevos damnificados se sumarán a los 1,28 millones de personas en esa situación que había antes de la Covid 19

Más de 76.000 valencianos caerán en la pobreza por la crisis de coronavirus

Más de 76.000 valencianos caerán en la pobreza por la crisis de coronavirus

La crisis del coronavirus, cuyo alcance final es todavía una incógnita, sobre todo si aumentan los nuevos brotes y el país se ve abocado a otro estado de alarma, va a incrementar la desigualdad, según coinciden todos los expertos, y a elevar el número de pobres como consecuencia del desempleo y la caída de ingresos. Oxfam Intermón publicó ayer un informe en el que apunta unas primeras estimaciones sobre la hecatombe que se avecina.

Y es que la ONG de cooperación estima que el número de personas pobres en España podría aumentar en más de 700.000, hasta alcanzar los 10,8 millones. De ellos, 76.120 serán ciudadanos de la Comunitat Valenciana. Se trata de algo más de un 10 % de la media nacional. En números, es la cifra más elevada tras los 200.000 de Andalucía, los 93.600 de Cataluña y los 81.200 de Madrid. No obstante, en términos de incremento porcentual, la autonomía se sitúa como la segunda con menos impacto, dado que el aumento será solo del 5,94 %, solo superior al 5,66 % de Cantabria y lejos del 11,69 % de Baleares, que ocupa el primer lugar de este escalafón.

Si los pronósticos de Oxfam Intermón se cumplen -y no se agravan por el devenir de la crisis- el número de valencianos que se habrán convertido en pobres alcanzará los 1,35 millones de personas, desde los 1,28 millones que había antes de que estallara esta pandemia y casi echara el cierre a la economía. De esta forma, la Comunitat Valenciana pasará a ocupar el segundo puesto de este ominoso ranking, solo por detrás de Andalucía, con 2,85 millones de pobres. Y es que los datos son contundentes. Si antes de la pandemia el 25,64 % de la población valenciana vivía en la pobreza o su contorno, cuando pase la crisis del coronavirus ese porcentaje habrá subido al 27,16 %, es decir 1,5 puntos más.

Todos estos datos están contenidos en el informe «Una reconstrucción justa es posible y necesaria», publicado ayer por la ONG, que calcula que el impacto de la crisis sanitaria sobre la desigualdad en España supondrá borrar de un plumazo lo que se había reducido en los últimos cuatro años. Así, las personas con menores ingresos perderían, proporcionalmente, ocho veces más renta que las más ricas, según el pronóstico de la organización. De hecho, el porcentaje de pobreza en España pasará del 21,5% antes de la Covid-19 al 23,1% de la población tras los efectos de la pandemia. En contraste, según datos de la ONG, los 23 milmillonarios españoles han visto aumentar el valor de su riqueza en 19.200 millones de euros en los 79 días transcurridos entre el 18 de marzo y el 4 de junio. Una realidad que «contrasta con la de miles de familias que enfrentan un futuro incierto con muy pocos recursos». Paralelamente, en apenas 22 días a partir del 13 de marzo, 900.000 personas se dieron de baja en la Seguridad Social por la paralización de la actividad económica, con «especial afectación en sectores como la construcción o la hostelería, en los que el 73% de personas corresponde a grupos de cotización bajos, con mayor presencia de mujeres, jóvenes y personas de baja cualificación».

En el caso de la población migrante, su tasa de desempleo en 2020 podría quedar diez puntos por encima de la de las personas nacidas en España. Su probabilidad de perder el empleo, según las estimaciones de la organización, es de un 149% sobre la población de nacionalidad española. Oxfam Intermón también calcula que el impacto de la Covid19 puede hacer que una de cada tres personas por debajo del umbral de la pobreza sea un individuo migrante.

Frente a esto, la ONG propone una recuperación basada en una fiscalidad progresiva, que permitiría recaudar 10.000 millones de euros más para blindar el sector público con el fin de garantizar la salud, la educación y la protección social. Además, recomienda medidas para paliar la precariedad laboral que afecta especialmente a trabajadores que en esta pandemia han sido esenciales, muchos de ellos personas migrantes para las que pide también una regularización amplia.

Compartir el artículo

stats