Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Micromecenazgos para "no dejar atrás" a ningún universitario

La UJI acaba el miércoles una campaña de captación de fondos para paliar las consecuencias del virus

Micromecenazgos para "no dejar atrás" a ningún universitario

Micromecenazgos para "no dejar atrás" a ningún universitario

La Universitat Jaume I de Castelló está a punto de dar por concluida una campaña para captar fondos con los que afrontar las consecuencias económicas y sociales que, irremediablemente, dejará la covid-19 tras su paso y que también afectarán a la comunidad universitaria. En concreto, el próximo miércoles acaba el plazo para que la ciudadanía pueda participar con una donación y, de momento, la UJI ya ha conseguido más de 350 apoyos que ascienden a casi 30.000 euros, que se destinarán a un par de proyectos de investigación y un fondo de becas «postcovid-19». Las donaciones son de todo tipo de cantidades, desde los cinco hasta una de 1.000 y otra de 3.000 euros, y pueden colaborar tanto personas físicas como empresas, a través de la web www.somujicontracovid.uji.es, que recibirán a cambio las correspondientes deducciones fiscales.

Como explica la vicerrectora de Estudiantado y Compromiso Social de la UJI, Inmaculada Rodríguez, a final de curso ya han detectado alumnos que no han podido afrontar los últimos pagos de su matrícula. Se dan, según cuenta la vicerrectora, «situaciones de todo tipo: alumnos que han sufrido la pérdida de su trabajo temporal, o del trabajo de alguno de sus miembros familiares, así como la bajada de ingresos» que prevén que se agudizarán en 2020-21. Por esto, creen que el próximo curso habrá un gran número de solicitudes de ayudas y reconocen que el Plan Propio de Becas «habitualmente es insuficiente». El objetivo principal de esta campaña que pide la colaboración ciudadana es, como apunta Rodríguez, «ayudar precisamente a que ningún alumno se quede atrás en sus estudios porque la situación laboral de las familias sea inestable».

Además, la UJI tiene «varios estudios y proyectos de investigación relacionados con la Covid-19 que necesitan recursos externos para ponerlos en marcha», apunta la vicerrectora. Con la cantidad recaudada con la campaña #SomUJIcontraCovid, la universidad reforzará su programa de ayudas por causas sobrevenidas y becará a más estudiantes «que tengan problemas para pagar la matrícula, el alquiler de un piso o la manutención».

Por otra lado, un estudio analizará cómo reducir los riesgos de contagio de la covid-19 en los quirófanos, en colaboración con el Hospital General de Castelló; y también se financiará la investigación para el desarrollo de un fármaco antiviral a través de inhibidores de cisteína proteasas. Para poner en marcha todos estos proyecto calcula que necesitará unos 70.000 euros.

Una infrafinanciación agravada

Cabe recordar que el «mazazo» de la covid-19 ha llegado cuando las universidades llevan años denunciando la infrafinanciación que sufren y reclamando un plan de financiación plurianual, una cuestión que en breve se retomará, según ha anunciado recientemente la Conselleria de Universidades.

Si hubiera contado con más fondos, la vicerrectora de la UJI afirma que la universidad podría «haber dotado de ayudas para la compra de equipamiento tecnológico para el curso 2019-20; y haber destinado más fondos para ayudas a causas sobrevenidas del estudiantado y para financiar nuevos proyectos de investigación relacionados con la covid-19».

El pasado12 de junio, la Universitat Politècnica de València dio por finalizado un proyecto de crowdfunding, similar al de la UJI y también con el objetivo de «ayudar a cubrir las necesidades académicas e individuales de las personas más vulnerables de la comunidad universitaria». En total, la Politècnica recaudó 26.272 euros, suficiente para cubrir las necesidades esenciales del alumnado más afectado.

Por su parte, la Universitat de València sale al paso destinando fondos propios, con el consiguiente desembolso imprevisto para las arcas de la institución. Además de participar en la donación y creación de material EPI y pantallas protectoras, ha entregado ayudas propias para equipar tecnológicamente a 235 estudiantes que lo solicitaron; y becas para causas sobrevenidas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats