Los abogados del número 3 de Gürtel, Álvaro Pérez, y del exdirector de Radiotelevisión Valenciana Pedro García Gimeno han alegado que el expresidente de la Generalitat Francisco Camps mintió en el juicio y que dio órdenes para que la trama lograra un contrato por la visita del papa a Valencia en 2006. La Audiencia Nacional reanudó ayer el juicio de los veinte acusados en esta pieza del caso de corrupción relacionado con el PP con los informes finales de las defensas. Según la fiscal, tras asumir la Radiotelevisión Valenciana (RTVV) la señal de la retransmisión de la visita del papa el entramado de Gürtel consiguió que el ente público le adjudicara un montaje de pantallas y sonido en las calles de Valencia por «un precio desorbitado» de más de siete millones de euros.

La Fiscalía mantiene que el entonces director general de RTVV, el acusado Pedro García Gimeno, vulnerando las normas de contratación pública llevó a cabo actuaciones para dicha adjudicación por la que se repartió más de tres millones de euros con los miembros de la trama Francisco Correa, Pablo Crespo; Álvaro Pérez, el Bigotes, y el también acusado Ramón Blanco Balín, asesor del grupo. Javier Vasallo, abogado de Álvaro Pérez, para quien la fiscal rebaja su petición de pena de 37 a 10 años de prisión tras su acuerdo para confesar los hechos, se ha adherido a la petición de la Fiscalía para que la Sala ordene investigar a Francisco Camps por supuesto falso testimonio durante su declaración como testigo en el juicio.

La defensa de El Bigotes pide investigar a Camps por falso testimonio concretamente por decir que prácticamente no conocía de nada ni tenía relación con Álvaro Pérez y que fue a su boda porque se lo había pedido el entonces secretario general del PP en Valencia, Ricardo Costa. En su declaración como testigo en este juicio Camps negó que hubiera ordenado adjudicaciones a la trama y aseguró que con Álvaro Pérez no iría «ni a la vuelta de la esquina».

Javier Vasallo ha comentado que si Álvaro Pérez hubiese decidido colaborar antes con la justicia Camps «seguramente habría estado en el banquillo de los acusados» de este juicio «como en otras piezas» de Gürtel. Ha recordado que el 7 de marzo de 2018 en el Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional Camps, también como testigo, dio otra versión y dijo que «fue a la boda de Pérez porque se lo pidió su mujer». El letrado también recordó la famosa conversación intervenida por la UDEF en la que Camps llamaba «amiguito del alma» a Pérez y hablaban de la «lealtad de por vida, que Alvaro Pérez ha guardado durante muchos años y que le ha servido para que lleve en prisión tres años y medio y a Camps no ser acusado en muchas piezas de Gürtel», apuntó Vasallo. También ha hecho referencia a Camps el abogado de Pedro García Gimeno, para quien la Fiscalía ha rebajado su petición de pena de 40 a siete años de prisión al haber pactado ampliar su confesión en su turno de última palabra. El letrado ha mantenido que Pedro García Gimeno «seguía dictados políticos» y recibió la consigna de Francisco Camps de «no decir a nada que no» en este asunto.