El Gobierno anunció ayer la fecha y el lugar (el próximo día 31en San Millán de la Cogolla) de la primera reunión presencial de Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos desde que estalló la pandemia y después de haberse celebrado en este tiempo catorce encuentros telemáticos.

Sánchez respondió a la invitación de la presidenta riojana, Concha Andreu, y finalmente será en San Millán de la Cogolla donde se celebre esta cita, que seguirá muy centrada en los efectos económicos y sociales de la pandemia y en los recursos que se van a necesitar para paliarlos. Muchos presidentes no se olvidarán de la reclamada reforma de la financiación autonómica.

Lo hará el valenciano, Ximo Puig, quien además de exponer su intención de presentar proyectos que el fondo europeo pueda sufragar, reclamará esta reforma «inaplazable y urgente» para que no haya «dos velocidades en la recuperación».

El compromiso del Gobierno es presentar en otoño el «esqueleto» del nuevo modelo de financiación y abrir el periodo de negociación y debate.

Puig estará el viernes próximo en La Rioja, pero es posible que, como en pasadas citas presenciales, los titulares de Cataluña y Euskadi se ausenten.

Por otra parte, Cs presentó ayer en las Corts 21 enmiendas para «mejorar» el dictamen de la comisión para la reconstrucción, que se debatirá la próxima semana. Ciudadanos aseguró que intentará llegar a acuerdos «hasta el último momento». El PP presentó un documento de 96 páginas con enmiendas que no fueron incorporadas en la negociación previa. El PSPV presentó una para reforzar una mejor financiación.