En los mensajes institucionales cada detalle cuenta. Los gabinetes de comunicación no dejan nada a la improvisación y el emplazamiento elegido ayer por Ximo Puig para lanzar su mensaje a la ciudadanía no fue una excepción. El president compareció desde el salón dorado del Palau de la Generalitat y ante El Crit del Palleter, un óleo de Joaquín Sorolla elaborado en 1884, para simbolizar lo que pidió a los valencianos: Alcem-nos (levantémonos).

Además de las llamadas a la prevención sanitaria que coparon la primera parte del discurso, el tramo final estuvo enfocado a resaltar la necesidad de grandes acuerdos sociales y económicos en la Comunitat Valenciana. Así, destacó el pacto sellado esta semana con los agentes sociales en el que se fijan 383 medidas «estratégicas» para impulsar la recuperación tras la pandemia.

Una recuperación para la que pidió «esfuerzo, unión y confianza» porque, dijo, pese a las ayudas europeas concretadas también estos últimos días en Bruselas, «nadie va a regalar nada» a la Comunitat Valenciana. «Tenemos que levantarnos nosotros solos. De nuestro esfuerzo dependerá nuestra recuperación», remarcó.

Asimismo, el líder del Consell avanzó que la próxima semana se firmará el «segundo gran pacto». En esta ocasión, una «alianza institucional» entre «la Generalitat, las diputaciones, las cuatro grandes ciudades y los 542 ayuntamientos representados en la Federación Valenciana de Municipios y Provincias». Para alcanzarlo, «no tienen que haber colores políticos ni diferencias territoriales», reclamó. «Estamos ante nuestro mayor reto colectivo», insistió.

Por último, emplazó a «confiar en nosotros y en el futuro. Tenemos que sustituir la angustia por la esperanza y los temores por confianza. Prudencia, toda. Miedo, ninguno», concluyó el president.