30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Requisito

Las nuevas urbanizaciones deberán garantizar la filtración del agua de lluvia

La Conselleria de Política Territorial identifica los suelos de mayor a menor permeabilidad para la recarga de acuíferos

Caminos inundados durante una tormenta en la zona de Marxuquera (Gandia)

Caminos inundados durante una tormenta en la zona de Marxuquera (Gandia) Ximo Ferrer

«La gestión sostenible de las aguas subterráneas es de capital importancia, si no se quiere comprometer el futuro desarrollo económico, social y la protección del medio ambiente de la Comunitat Valencia», asegura la Conselleria de Política Territorial que dirige Arcadi España en el informe de elaboración de la «Cartografía territorial de los suelos críticos para la recarga de acuíferos en la Comunitat Valenciana», que puede consultarse en el Institut Cartogràfic Valencià (ICV). Una gestión que, además, debe tener en cuenta «las consecuencias del cambio climático» sobre la disponibilidad de los recursos hídricos, «al tiempo que se adoptan medidas para maximizar la cantidad».

La mayor parte del territorio de la Comunitat Valenciana se asienta sobre suelo permeable, con capacidad alta o muy alta de filtración del agua, tal como puede observarse en el mapa que acompaña esta información y que forma parte de esta cartografía de suelos críticos para la recarga de acuíferos, la primera a nivel autonómico que se crea en España. Sólo Cataluña cuenta con una similar, pero únicamente del área metropolitana de Barcelona.

Este trabajo ha consistido en detallar varias cartografías en la que, como se refleja en el mapa adjunto, se identifica la mayor o menor permeabilidad de los «materiales aflorantes». Aunque es una información que debe cruzarse con otras de las cartografías realizadas por la consultora Evren para la Conselleria de Política Territorial. Por ejemplo, la que identifica el buen o mal estado de las masas de agua subterráneas. Curiosamente, en las zonas más permeables como la plana de València norte y sur, la de Castelló, Sagunt, Gandia, Buñol-Cheste, Llíria Casino, Oliva-Pego y Ondara-Dénia o la Vega media y baja del Segura, el estado global de las masas de agua subterránea está en mucho peor estado que los acuíferos con buena calidad del Maestrazgo oriental y occidental, Alpuente, las Serranías, Hoces del Cabriel, el Caroch norte y sur o los de Vall d'Albaida, Muro d'Alcoi o el de la depresión de Benissa.

Áreas estratégicas

Esta cartografía también tiene identificadas las «áreas estratégicas para la recarga de acuíferos» o los catorce municipios valencianos que tienen la mitad de su superficie urbanizada, lo que impide la recarga de los acuíferos subterráneos. Será información importante para tomar decisiones urbanísticas y de ordenación del territorio. Por ejemplo en las zonas con muy alta, alta y media permeabilidad (tonos verdes y amarillos en el mapa) «toda actuación sobre el territorio que produzca impermeabilización o sellado deberá arbitrar medidas que favorezcan la infiltración de agua de lluvia hacia las masas de agua que compense la disminución de la infiltración ocasionada por la impermeabilización».

Por último, en las áreas estratégicas 1 (las que conservan una buena calidad del agua) «es conveniente mantener los usos actuales del suelo para garantizar el volumen de recarga de acuíferos».

Compartir el artículo

stats