Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias se comprometerán por escrito a colaborar frente a la covid

Firmarán con los institutos una "declaración de responsabilidad" con las normas de salud e higiene

Tres estudiantes realizan un examen con las medidas de protección y distancia social, a final de curso, en València. germán caballero

Las familias de los estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato firmarán una «declaración responsable» en la que se comprometerán a cumplir las medidas que el centro educativo establezca para evitar que la covid-19 se propague entre la comunidad educativa.

Según apuntan las instrucciones para los centros de Secundaria y Bachillerato que se publicaron ayer, el documento será «elaborado conjuntamente» por las consellerias de Sanidad y Educación, y su objetivo es «garantizar» el «compromiso» de las familias con el «cumplimiento de las normas de salud e higiene para el alumnado, de acuerdo con los protocolos determinados y sus planes de contingencia». Como publicó este periódico, se trata de una petición que también se realizará a las familias de Infantil y Primaria, pues también se recoge en las instrucciones de estos niveles.

Y es que, también en el contexto actual, la Conselleria de Educación considera clave la colaboración de las familias, por lo que del mismo modo se hace mención a ellas en el protocolo sanitario que el miércoles recibieron los centros: «se pedirá a las familias su implicación apelando a su responsabilidad para evitar que los y las menores acudan a los centros cuando hayan tenido contacto estrecho con un caso sospechoso o confirmado o presenten síntomas compatibles con covid-19».

Sobre la organización extraordinaria que habrá en las aulas de ESO y Bachillerato en 2020-21, las medidas que incluyen las instrucciones son las ya conocidas: distancia de 1,5 metros entre pupitres y presencialidad al 100 % y diaria para 1º de ESO y los grupos de los programas de atención a la diversidad (PMAR, PR4, PAC); y, en la medida de lo posible, en 2º de ESO.

Además, cabe tener en cuenta, según explicaron esta semana el conseller Vicent Marzà y el secretario autonómico de Educación y FP, Miguel Soler, que muchos centros también se esfuerzan para garantizar la máxima presencialidad en 2º de Bachillerato y 4º de ESO.

En los casos en los que no pueda ir todo el grupo a clase, porque el espacio es limitado para mantener la distancia, se organizarán turnos alternos semanales, por lo que unos alumnos irán lunes, miércoles y viernes, y viceversa.

Las instrucciones inciden mucho en el acompañamiento del alumnado más joven (1º y 2º de ESO), y consideran «fundamental» la «consolidación, refuerzo y recuperación de los aprendizajes imprescindibles» que no se han visto en el tercer trimestre de 2019-20, «especialmente en el alumnado con mayores dificultades de aprendizaje y que se encuentra más rezagado».

El próximo curso, los centros mantendrán los mismos horarios y la mayoría de libros que en 2019-20, pero a Secundaria, Bachillerato y FP no llegará el plurilingüismo, como estaba previsto. Su implantación en estos niveles se pospuso a 2021-22 y los centros tendrán hasta el 28 de febrero de 2021 para redactar sus proyectos língüísticos (PLC).

Compartir el artículo

stats