Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

La reunión de seguimiento del Botànic tiene peligro

Los socios corren el riesgo de relegar la pandemia y centrar el encuentro en los reproches por los pactos municipales del PSPV con Cs

Representantes de PSPV y Compromís en la última comisión de seguimiento, en octubre de 2018.

Representantes de PSPV y Compromís en la última comisión de seguimiento, en octubre de 2018. e. ripoll

Los socios del Gobierno del Botànic se reúnen esta tarde en la primera comisión de seguimiento del pacto desde que este se firmó en Alicante hace algo más de un año para dar pie a la segunda legislatura del gobierno de izquierdas. El contexto es muy diferente al de entonces, con una pandemia que ha alterado los planes políticos y sitúa al Gobierno valenciano ante un ciclo económico muy diferente al expansionista que gestionó desde 2015.

El encuentro tiene por tanto todo el sentido del mundo, pero la coyuntura política más mundana lo envuelve de peligros. El riesgo es que los aliados se dediquen a tirarse los trastos a la cabeza sobre los últimos pactos municipales de los socialistas con Ciudadanos allá por el sur y a reprocharles el cortejo cada vez más evidente con los naranjas. No se trata del presente, sino sobre todo del futuro, porque los acercamientos de estos días abren la puerta en el horizonte a un posible cambio de socios a la hora de formar gobierno.

Lo que tocaría hoy sería ponerse un rediseño del acuerdo del Botànic II a la vista de la emergencia sanitaria y social por el coronavirus. Ese es realmente el objetivo del encuentro. Para eso los grupos reclamaron su convocatoria. Sin embargo, las declaraciones de los últimos días han subrayado la voluntad, en especial de Compromís, de poner sobre la mesa la estrategia del socio botánico mayoritario, el PSPV, de aproximación a Toni Cantó.

«No nos está gustando demasiado lo que está pasando en el sur del territorio», decía esta semana Fran Ferri (Compromís) en las Corts, al tiempo consideraba que la cuestión de los nuevos pactos municipales en Alicante debía ser prioritaria en el encuentro de esta tarde.

Ayer mismo, los representantes de la coalición y de Podemos, en su segunda reunión bilateral en poco tiempo, coincidían en abordar la gestión de la era poscovid desde los planteamientos del Botànic y «sin mirar a la derecha».

El riesgo es que una cita que debería servir para el fortalecimiento de la sociedad botánica y su proyecto para los próximos meses se convierta en un espacio donde lavar trapos sucios. El riesgo es que prime el mensaje de enfrentamiento interno por pura estrategia electoral cuando la ciudadanía está viendo rebrotes y la expansión de medidas de restricción. Ante ese panorama, los socios del tripartito pueden ofrecer una imagen de división. Por eso, la reunión de esta tarde tiene peligro. Más del que podía parecer cuando se convocó.

El trasfondo es si ha comenzado un replanteamiento de alianzas con la vista en el largo plazo. El PSPV refuerza su papel centrado con el acercamiento a Ciudadanos. La cuestión es si es solo táctica de cara a intentar captar parte del voto naranja que las encuestas están diciendo que puede perder, en la línea de lo que pasó en las elecciones del 10 de noviembre, o si puede interesarle tras las próximas autonómicas un cambio de socios. Dependerá en todo caso de las cifras. De si dan para sumar una mayoría, que se antoja complicado en este momento, pero queda tiempo.

Estos movimientos de los socialistas y Cs conllevan, por otra parte, la lógica reacción pendular: Compromís (y Unides Podem, pero sobre todo la coalición) aferrándose a la identidad botánica para presentarse ante el electorado como su mejor representación. En otra palabras, una forma de intentar ganar lo que el PSPV y Ximo Puig pueden perder por la izquierda.

En todo caso, queda mucho y las cifras mandarán en 2023. Si la izquierda suma, el Botànic resistirá. Si el PSPV tiene más de una opción aritmética, habrá que ver. Pero de momento, una estampa de enfrentamiento interno meramente partidista en un contexto de emergencia social y económica puede desgastar al Ejecutivo y dar alas a la derecha, que tampoco se quedó tan lejos en 2019. A ver si al final, tras tanto debate, Cs va a sumar en 2023 con PP y la ultraderecha, que es otra variable aceptable. Todo ese panorama envuelve de riesgos el encuentro de esta tarde. No será de tardeo.

Compartir el artículo

stats