La Comunitat Valenciana duplicó ayer la cifra de positivos en un solo día. De los 114 contagios detectados el miércoles se pasó hasta los 235 de este jueves, lo que hace aumentar el número total de contagiados hasta los 13.244. Las cifras de ayer sitúan a la Comunitat en los niveles de finales de abril; son las más altas desde que terminó el estado de alarma y continúan mostrando una tendencia al alza que no baja de la centena de casos desde hace una semana. Además, del miércoles al jueves no se registró ningún fallecido, se llegó hasta las 88 hospitalizaciones -dos más que el miércoles- y se añadió un brote de 5 personas en Chiva.

Relacionadas

El dato del jueves multiplica los números predecesores y deja una sensación «preocupante» en palabras de la consellera de Sanitat, Ana Barceló. El dato de ayer es el doble que el miércoles y casi el triple que el jueves anterior cuando se registraron 86 positivos. El crecimiento no es casual y va de la mano del inicio de las pruebas el miércoles a aquellos que estuvieron en las discotecas de Mya y Umbracle los pasados 23 y 24 de julio en las que se detectaron hasta 12 positivos entre la plantilla.

En pleno debate político sobre la conveniencia o no de cerrar, limitar o controlar el ocio nocturno, la Conselleria de Sanitat requirió a los asistentes de estas discotecas donde se habían detectado los positivos que acudieran a realizarse las pruebas PCR para intentar controlar el brote estableciendo un protocolo especial para su rastreo.

Fruto de este rastreo que llega hasta las 5.000 pruebas PCR diarias, la provincia de València es donde más suben los casos detectados, pasando de los 54 nuevos del miércoles hasta los 135 de ayer, mientras que Alicante anota 64 nuevos (por los 54 del día anterior) y Castelló se eleva hasta los 17 (por los 2 del miércoles), mientras que 19 de ellos están sin asignar.

Así se toman las muestras PCR en el hospital de campaña de La Fe

Agrupación de brotes

Desde la Conselleria de Sanitat apuntaron un nuevo brote de cinco personas en Chiva derivado del «ámbito social», mientras que «tras las investigaciones realizadas sobre cinco brotes familiares anteriores, más otro de origen social, Salud Pública ha concluido que esos seis brotes tienen un origen común en un único ámbito social». Esto deja a los 33 casos positivos correspondientes en un único brote de carácter social dejando el total de brotes en 46.

De los 13.244 casos totales contabilizados desde el inicio de la pandemia, la Comunitat Valenciana tenía ayer 1.303 casos activos, un 6,19% del total. El aumento de casos en las últimas 24 horas no repercute de la misma manera en las hospitalizaciones. Del miércoles al jueves, el sistema de salud valenciano pasó de los 86 a los 88 ingresados, de los que 10 se encuentran en Unidad de Cuidados Intensivos, un hecho que podría deberse a que muchos de estos nuevos positivos son detectados en jóvenes, que destacan por no mostrar en su mayoría ningún tipo de sintomatología ni tampoco presentar complicaciones sanitarias.

Por otro lado, se han dado 103 altas a pacientes con coronavirus, por lo que el total de personas curadas asciende ya a 18.282: 2.585 en Castelló; 6.058 en Alicante; y 9.637 en Valencia, además de dos a casos no asignados. En el día de ayer no se registró ningún fallecimiento por coronavirus, por lo que el total de defunciones se mantiene en 1.478 personas.

21

Pruebas PCR a los clientes de dos discotecas con contagios en València

Uno de los asuntos que han preocupado especialmente durante la pandemia es la incidencia del virus en las residencias de mayores donde ha dejado las tasas de mortalidad más altas. Sin embargo, ayer no se registró ningún positivo adicional en estos centros dejando en 11 las residencias que mantienen algún contagio por SARS-Cov-2 y se llega hasta los 35 días sin defunciones por coronavirus en estas instalaciones en la Comunitat.

«Lógicamente es preocupante el crecimiento de positivos», señaló la consellera de Sanitat, Ana Barceló, en la nota informativa en la que se desgranan los datos del día. Asimismo, incidió en la necesidad de «no relajar las medidas de seguridad y prevención en el ámbito de las celebraciones privadas» ya que siguen apareciendo brotes relacionados con ese ámbito de relación social.