Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Altas

El fin del confinamiento reduce el paro valenciano y se crean 23.465 empleos

La Comunitat es la segunda con mayor caída de la desocupación al disminuir en 21.782 personas en julio Dos de cada tres trabajadores con empleo suspendido por la pandemia salen del ERTE

Oficina de Empleo de Labora en València.

Oficina de Empleo de Labora en València. europa press

El mes de julio ofrece una tregua en el mercado laboral tras la dura etapa de confinamiento por el coronavirus. El empleo rebota debido a las contrataciones veraniegas del sector servicios y disminuye el paro. La Comunitat Valenciana genera ocupación y consigue reducir las alarmantes cifras de la desocupación.

Así, el paro baja en 21.782 personas en julio, el segundo mayor recorte de España tras Andalucía, con lo que el desempleo registrado en las oficinas del Servicio Valenciano de Empleo y Formación, Labora, se sitúa en 435.014 personas. Y la Seguridad Social gana 23.465 afiliados de media en la Comunitat en julio respecto al mes anterior, de forma que roza los dos millones de cotizantes (en concreto, 1.856.294).

La lista del paro registrado intensifica la tendencia a la baja iniciada en mayo tras el incremento abrupto de los meses de marzo y abril como consecuencia de la crisis sanitaria derivada de la covid-19. En el conjunto de España, el número de parados inscritos en las oficinas de los servicios públicos de empleo baja en 89.849 desempleados en julio (-2,33%), la mayor caída del desempleo en un mes de julio desde 1997, hasta un total de 3.773.034 parados.

Sea como fuere, en términos interanuales el paro registrado aumenta en 83.045 personas; es decir, un 23,59 % más en el caso de la Comunitat Valenciana. La agricultura es el único sector que anota subidas debido a la finalización de algunas campañas relevantes de recolección de frutas. Por sectores el paro registrado respecto a junio aumenta en el citado ámbito primario (463 personas desempleadas más) y desciende en construcción (543 menos), en industria (1.915 menos), en el colectivo de personas sin empleo anterior (7.350 menos) y especialmente, en los servicios (12.434 menos).

Durante los primeros compases de la brutal crisis una de las señales más claras de la paralización de la actividad fue la enorme caída en la firma de contratos, variable que siempre sirve de termómetro de la dinámica laboral. Durante el mes de abril, por ejemplo, la contratación se desplomó casi un 62%, superando la caída el 66% en el caso de los contratos indefinidos. En el mes de mayo la caída de la contratación fue de una magnitud bastante cercana, aunque algo inferior: -59% para el total de contratos y -58% en el caso de la contratación indefinida. Además, el pasado mes de julio también cambia la tendencia para otro colectivo castigado por el desempleo, el de los jóvenes, que es menor.

Es el primer descenso desde el mes de marzo. Además, se firmaron 152.740 contratos y dos de cada tres trabajadores con empleo suspendido por la pandemia salen del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

«Cierta normalidad»

Para el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu la reducción del desempleo en julio va ligada a la reactivación de la campaña de verano y a la recuperación de «cierta normalidad», es generalizada y alcanza a todos los sectores excepto la agricultura.

La secretaria de Formación y Empleo de CC OO-PV, Ana García, considera que «el tejido productivo valenciano ha acusado especialmente el impacto, debido al reducido tamaño de las empresas y a la dependencia casi exclusiva del sector servicios como motor, que ha sido unos de los más afectados, y que sigue sujeto a la evolución de la pandemia y a decisiones externas respecto a las restricciones de movilidad y desincentivos al turismo internacional».

La secretaria de Formación de UGT-PV, Pilar Mora, «apoya el mantenimiento de los ERTE» y reclama la necesidad de impulsar la reincorporación de los trabajadores en las actividades que se han reanudado.

También optimista se muestra la patronal CEV, pues realiza una valoración relativamente positiva del paro, contratación y afiliación aunque insiste en la «necesidad de que las políticas económicas mantengan y adopten en el corto plazo aquellas medidas fiscales, laborales y sectoriales que preserven al máximo el tejido empresarial. De nuevo, la organización liderada por Salvador Navarro pide «reformas estructurales que eleven los niveles de productividad y competitividad y reorienten el modelo económico por la senda de la digitalización, el pacto verde, la innovación y la internacionalización», concluye.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats