Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bajada

Los ingresos de Hacienda se hunden un 7,1 % en la C. Valenciana hasta junio

La recaudación del impuesto de Sociedades cae un 24,8 % al desplomarse los beneficios empresariales durante el primer semestre Los ERTE contienen el impacto en las arcas de la Agencia Tributaria

Los ingresos de Hacienda se hunden un 7,1 % en la C. Valenciana hasta junio

Los ingresos de Hacienda se hunden un 7,1 % en la C. Valenciana hasta junio

Sin apenas actividad económica en grandes sectores de actividad productiva y el empleo al ralentí la caja de Hacienda también se ha resentido durante el confinamiento. La pandemia del coronavirus ha sumido al Producto Interior Bruto (PIB) en la mayor caída libre registrada en la historia durante el segundo trimestre del año al cerrar con un desplome del 18,5%, el más grave en tiempos de paz, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Eso provocó que la Agencia Tributaria ingresara 75.035 millones hasta junio, lo que supone un 11,3 % menos que en idéntico período de tiempo del año anterior; un porcentaje que es algo menor en el caso de la Comunitat Valenciana (-7,1%). Y un notable desplome de tributos se produce entre el que grava los beneficios (impuesto de Sociedades), pues disminuyó en un 24,8 % en comparación con junio de 2019, constata el último informe de recaudación de la Agencia Tributaria. Esta carga fiscal para las mercantiles mermó hasta 314,7 millones en el caso de la Comunitat Valenciana.

La debacle podría haber sido peor. Así, los expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) mitigaron el impacto sobre la recaudación de tributos. En ese sentido, los ingresos el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se mantuvieron estables al aportar 2.216,68 millones de euros durante el primer semestre a las arcas públicas procedentes de contribuyentes de la Comunitat Valenciana. Eso supone un minúsculo repunte del 0,1 %.

Tal como refleje el análisis de la Agencia Tributaria, el impacto de la covid-19 «se concentra en los ingresos del sector privado». En concreto, en junio y en los contribuyentes con declaración mensual (mayoritariamente grandes empresas). En este período sus ingresos por retenciones disminuyeron un 7,6%, menos que en mayo (-9%). «La menor caída responde a la relajación de las medidas de confinamiento», explica el citado estudio estadístico la administración estatal. La disminución de los ingresos se produce por la caída de la masa salarial, aunque no tanto del empleo ya que los ERTE permiten que los trabajadores continúen recibiendo parte de sus retribuciones de la empresa.

Renta en el sector privado

Aunque el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) complementó parcialmente las retribuciones, esto no se tradujo en retenciones ni en el sector privado ni en el público. Por eso, incluyendo las pymes, en el periodo abril-junio y en el sector privado, se perdió un 9% de los ingresos que había un año antes. En el acumulado del semestre el descenso fue del 1,9%. Por el contrario, en el sector público en junio los ingresos por retenciones del trabajo continuaron creciendo a buen ritmo. En junio el aumento fue del 5,5%, ligeramente por debajo del acumulado en el año (5,9%) y sobre todo de los incrementos de los primeros meses del año (hasta abril los ingresos crecían un 6,2%).

En los salarios el menor crecimiento tuvo que ver con una «cierta desaceleración de la masa salarial» (el incremento en los dos últimos meses fue 1,5 puntos inferior al del primer trimestre: 3% frente al 4,5% anterior), mientras que en las pensiones fue consecuencia del cierre de las oficinas públicas con motivo del confinamiento «lo que impidió el reconocimiento de nuevas pensiones, provocando con ello la ralentización en el crecimiento de la masa de pensiones y de las retenciones», destaca el informe mensual de recaudación de la Agencia Tributaria.

Capital mobiliario

En los otros componentes del impuesto de la renta destacó en junio particularmente la disminución de las retenciones de capital mobiliario (-68,1%). La razón de un descenso tan intenso es la reducción generalizada de los dividendos. «Es más reseñable aún por el hecho de que desde este año el mes de junio incluye las retenciones por los dividendos de una de las mayores empresas del país que el año pasado modificó su calendario de pago de dividendos, reduciendo estos pagos de cuatro a dos en el año», añadió. El menor reparto de beneficios también explica la excepcional caída que se produjo en el Impuesto sobre la Renta de No Residentes (-19,9%) en el caso de la Comunitat Valenciana.

Además de las retenciones por rentas de capital mobiliario, disminuyeron las retenciones por arrendamientos (-11,4%, afectadas por la falta de actividad), las retenciones por ganancias en fondos de inversión (-22,8%, -46,9% en mayo, en ambos casos por la evolución de los mercados secundarios de valores) y el gravamen de Loterías (-93,9%, por la suspensión de los sorteos).

Respecto al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que marca la caída de ventas de grandes productos de consumo como las viviendas o lo vehículos, Hacienda ingresó un total de 2.174,31 millones en la Comunitat Valenciana, un 9,5 % menos. Una tendencia similar que en el resto de España (-11,3%).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats