Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estrategia

Cs rebaja sus pretensiones y se decanta por facilitar la reforma de la ley electoral

El partido de Cantó acepta negociar vías con las formaciones del Botànic que no obliguen a reformar el Estatut

El portavoz de Ciudadanos, Toni Cantó, habla con el presidente Puig y el síndic Mata en las Corts.

El portavoz de Ciudadanos, Toni Cantó, habla con el presidente Puig y el síndic Mata en las Corts. g. caballero

La modificación de la resistente ley electoral valenciana, que el Botànic trató de reformar la pasada legislatura sin encontrar el apoyo suficiente en las Corts, tiene cada vez menos obstáculos. Ciudadanos ha rebajado las pretensiones que le llevaron a bloquear en el tramo final de la pasada legislatura, por presiones de su dirección nacional, un cambio legislativo para el que parecía predispuesto en el ecuador del anterior mandato.

Fuentes de la formación centrista señalan que están dispuestos a abrir de nuevo ese melón y a sentarse con los partidos del Botànic para hacer viable una reforma ansiada especialmente por la izquierda desde la transición cuando se impuso a los valencianos la barrera más dura de España para lograr presencia en el parlamento autonómico, el cinco por ciento de los votos emitidos en el conjunto de la autonomía.

En la formación centrista aseguran que están por la labor y que tienen decidido renunciar a una de sus pretensiones de la pasada legislatura, la de reformar el Estatut d'Autonomia para alcanzar una mayor proporcionalidad en la elección de escaños a las Corts Valencianes. Entienden que ese proceso es más largo y la reforma podría estancarse de nuevo como ya ocurrió en la legislatura pasada.

Por eso aceptan negociar una vía que no requiera modificar la máxima norma autonómica por lo que abandonan la petición de circunscripción única para toda la Comunitat Valenciana.

Reclaman eso sí que la futura ley electoral valenciana se acerque al principio de una persona un voto, es decir que incluya una mayor proporcionalidad. Para ello debería cambiarse el número de diputados que se otorga a cada provincia en las elecciones autonómicas y hacerlo más proporcional. Sería la mayor exigencia. En marzo, justo unos días antes de que se decretara el estado de alarma, el líder de la formación, Toni Cantó, ya trató de abrir de nuevo este debate, pero la pandemia lo hizo imposible.

Menos de tres años de legislatura

Ahora, en la formación que lidera Cantó están dispuestos a sentarse con el Botànic y debatir esta cuestión y ya no se cierran en banda como en la pasada legislatura. Ciudadanos se muestra dispuesto a valorar opciones que no requieran la reforma del Estatut. Quedan ya menos de tres años para que acabe la legislatura después de un primer año marcado por la pandemia y una actividad legislativa mucho más escasa por la crisis.

Por eso, Ciudadanos, que en las últimas elecciones generales de noviembre de 2019 obtuvo un 7,7% del voto autonómico frente al 18 por ciento que la lista comandada por Cantó alcanzó en las autonómicas de abril de 2019, está dispuesto ahora a facilitar la reforma, que haría posible una cuestión sustancial para la política valenciana: la rebaja del listón electoral del cinco al tres por ciento.

Ciudadanos, más propositivo

Con un Ciudadanos más propositivo que al final de la pasada legislatura, el tripartito de izquierdas tiene decidido, como ya informó este diario en julio, volver a la carga e intentar de nuevo la reforma de una ley que es uno de los objetivos del Botànic desde que empezó a gobernar en 2015. La intención del Botànic es presentar de nuevo la misma propuesta que en la legislatura pasada con la intención de negociar enmiendas a la ley con el partido de Cantó y alcanzar la reforma.

La intención de Compromís, uno de los partidos que ha abanderado esta cuestión, es intentar tratar este tema en el próximo período de sesiones en el parlamento valenciano que se abrirá en el mes de septiembre.

En la actual legislatura han sido elegidos 35 diputados por Alicante, 24 por Castelló y 40 por Valencia. Realizar un ajuste a esas cifras en función de la población podría ser suficiente para la reforma.

Compartir el artículo

stats