Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia deja a la diputación sin 50 brigadistas en plena campaña de verano

Ochocientos aspirantes esperan a ser evaluados dentro del proceso promovido por Divalterra

La pandemia deja a la diputación sin 50 brigadistas en plena campaña de verano

La pandemia deja a la diputación sin 50 brigadistas en plena campaña de verano

Los brigadistas forestales de la Diputación de València han vuelto a afrontar el periodo de máximo riesgo de incendios con la misma notable merma de efectivos que los sindicatos llevan denunciado desde hace años.

En diciembre de 2019, Divalterra anunció la contratación de medio centenar de brigadistas con carácter indefinido para paliar el déficit de personal, cubrir gran parte de las vacantes existentes y reforzar la prevención de incendios, prescindiendo de la fórmula -tan controvertida hasta ahora- de las bolsas de trabajo temporal.

La idea era que los nuevos trabajadores pudieran incorporarse antes del verano, pero el estallido de la crisis sanitaria paralizó el procedimiento de selección, cuyos plazos se han demorado de manera considerable. Alrededor de 800 aspirantes a los puestos convocados se mantienen a la espera de que se fije fecha para terminar de pasar todos los exámenes y valoraciones.

Fuentes de la diputación recalcan que el proceso se ha retomado y confían en que en septiembre -si las restricciones lo permiten- puedan completarse las pruebas físicas que no han podido desplegarse hasta ahora por la propia situación generada por la covid.

De cara a principios de 2021, la corporación provincial prepara otra convocatoria pública de empleo con la intención de cubrir el resto de vacantes pendientes en la plantilla de Divalterra, compuesta por 621 puestos de trabajo, 506 de ellos indefinidos.

Fuentes sindicales cifran en más de 80 las plazas que tiene la plan

tilla pendientes de ocupar. A las puertas de reiniciarse las reuniones para la negociación de un nuevo convenio colectivo, UGT, CC OO y CGT han hecho frente común y reivindican que se reconozca a los brigadistas su papel y se les homologue el salario con el de otros efectivos de primera intervención en emergencias, con quienes señalan diferencias salariales de hasta 500 euros. «Somos poco más que mileuristas», afirman fuentes sindicales, que ven una discriminación respecto a los incrementos salariales de entre 5.000 y 10.000 euros aprobados por la gerencia hace unos meses a trabajadores de su anterior departamento y responsables de brigadas. Por su parte, en la empresa pública provincial hacen hincapié en que a los brigadistas «se les subió el sueldo hace unos meses un 8%». Aunque se muestran abiertos a negociar nuevos acuerdos salariales en el marco del futuro convenio, descartan en todo caso su homologación con el colectivo de bomberos forestales.

Otra denuncia de los sindicatos tiene que ver con el retraso en la sustitución de los vehículos con los que patrullan los brigadistas, que superan el peso reglamentario y presentan defectos. Advierten del peligro en caso de accidentes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats