Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

EE UU ejecuta el embargo de bienes de Tauroni que el Consell trata de recuperar

El tribunal de Columbia inicia los trámites para el decomiso de dos apartamentos de lujo y un yate en Miami que el empresario compró con 1,5 millones de euros para lavar dinero del caso Blasco - Los fondos han de destinarse a cubrir la responsabilidad civil

Apartahotel en Miami donde se ubica uno de los pisos de lujo comprados por la trama y decomisados por la justicia.

Apartahotel en Miami donde se ubica uno de los pisos de lujo comprados por la trama y decomisados por la justicia. levante-emv

El tribunal del distrito estadounidense de Columbia ha iniciado los trámites para ejecutar el decomiso de dos apartamentos de lujo, un yate y diversas cuentas vinculadas el empresario Augusto César Tauroni en Miami que fueron utilizadas para el blanqueo de capitales en el marco de la trama del caso Cooperación, encabezada por el exconseller Rafael Blasco.

El órgano judicial da cumplimiento así a las dos órdenes de confiscación de bienes emitidas por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) tras la última condena de prisión que recayó en abril sobre Tauroni como uno de los principales beneficiarios del desvío de al menos 3,5 millones de euros en ayudas de la Conselleria de Solidaridad que debían destinarse al Tercer Mundo y terminaron en manos privadas.

La Generalitat es una de las principales interesadas en el proceso, ante la previsión de que los bienes incautados puedan servir para incrementar las cantidades recuperadas tras su «saqueo» a cargo de la trama corrupta. El propio empresario aceptó poner sus propiedades a disposición de la justicia para cubrir parte de la responsabilidad civil que se le reclama. En junio, la Abogacía de la administración autonómica pidió a la Audiencia Provincial que determinara el importe que han de devolver los principales implicados en el caso. La Generalitat estimó hace unos meses que la cifra debería rondar los 7 millones.

Entre los bienes decomisado figuran dos viviendas que el empresario y su mujer adquirieron por un millón de dólares entre 2010 y 2011 en los apartahoteles de lujo Miami Epic Condominium y Viceroy Hotel. Una de ellos incluía un embarcadero. La tercera propiedad confiscada, de hecho, es un yate Prinz de 54 pies bautizado como Eclipse, valorado en 500.000 euros y adquirido a través de la empresa Indra Holding and Investment, ligada a Tauroni y perceptora de una parte de los fondos desviados.

La orden también engloba el embargo de la totalidad del dinero existente en las cuentas de ésta y otras cinco sociedades instrumentales del empresario a las que se derivaron una serie de subvenciones inicialmente concedidas por la Generalitat a ONG implicadas en la trama para proyectos de cooperación, todas ellas domiciliadas en EE UU: New Castle Consulting Corporation, World WideTraining Corporation, International Human Resources, Quinto Centenario, Desarrollos del Ecuador y WorldwideHuman Resources.

El tribunal estadounidense ha emitido un aviso sobre el decomiso de las propiedades del empresario que da un plazo de 60 días para reclamar un interés legal sobre las mismas. En caso contrario, el órgano jurisdiccional procederá a completar el proceso, lo que podría comportar la pérdida de los bienes.

Dos pisos de medio millón

Los dos apartamentos costaron aproximadamente medio millón de euros cada uno y siguen a nombre de una empresa estadounidense. Uno de ellos arrastra una hipoteca de unos 300.000 euros avalada por el otro inmueble.

Con la compra de activos de «alto standing» en Miami, Tauroni trató de lavar el dinero para burlar el control financiero de los desvíos de fondos, eludir las consecuencias legales del delito y facilitar que dichas cantidades pasaran a formar parte de la actividad económica sin riesgo de conocerse su procedencia, según ha considerado probado la justicia. El empresario, que en 2018 quiso vender los bienes para devolver parte del dinero saqueado que se le reclama, arrastra penas de 10 años de prisión por las piezas del caso Cooperación juzgadas hasta ahora.

Compartir el artículo

stats