Las investigaciones para encontrar la vacuna avanzan a un ritmo sin precedentes. Hasta ahora, las inmunizaciones tardaban una media de diez años en salir a la luz. Ahora se reclama que las inyecciones lleguen lo antes posible. A poder ser este año. Es el plazo que manejan las empresas más optimistas con sus proyectos, aunque en la práctica no está nada claro cómo se producirán y distribuirán los miles de millones de dosis necesarias para proteger a toda la población. El día que se logre la vacuna será potestad de los países decidir cómo se gestionan dentro de sus fronteras y planear el reparto de las primeras que lleguen. El plan de asignación estratégica de la ONU sugiere vacunar primero a los sanitarios.