02 de septiembre de 2020
02.09.2020
Levante-emv
Niños

La nueva normalidad estrena curso en las 'escoletes': "Queremos recuperar la rutina"

Los centros infantiles de 0 a 3 años inician el año escolar con toma de temperatura, familias en las puertas y grupos burbuja

02.09.2020 | 00:11
La nueva normalidad estrena curso en las 'escoletes': "Queremos recuperar la rutina"

La nueva normalidad en el primer día de clase suena prácticamente igual que la anterior. Puede que las mascarillas distorsionen algún mensaje de ánimo desde los brazos que despiden, pero los llantos desahogados, los amagos de berrinche o las caras de estupefacción al descubrir un mundo que desconocen calcan la partitura de años anteriores. Aunque el concierto tiene que quedar exclusivamente limitado a la puerta donde las familias se despiden entre la incertidumbre y las ganas de reconquistar el terreno perdido de la normalidad.

Las escuelas infantiles estrenaron ayer curso y protocolo sanitario. Nadie más allá de alumnos y docentes en las aulas, organizados todos por grupos de convivencia estable con un máximo de 20 alumnos por clase, toma de temperatura a la entrada, insistencia en el lavado de manos y desinfección de zapatos mientras que las mascarillas quedan reservadas solo para los mayores de 6 años que comenzarán el curso la semana que viene.

Solo observar desde la puerta sirve para darse cuenta de los cambios. El más importante, el que deja a las familias con el aula como un lugar al que no pueden acceder. «De broma, les digo: 'Papis, ahora sólo os queremos aquí para pagar'», ríe Sebastián Ferrer, director del centro El Valle situado en el barrio de Campanar en València y portavoz de la Sectorial de Centres d'Educació Infantil de la Comunitat Aediv-Acade. También la cantidad de niños matriculados es otro distintivo respecto a años anteriores: «Las escoletes estamos a medio gas, todavía hay cierto miedo y mucha gente se está organizando como puede». Por eso piden «un segundo plan de ayudas para el sector que complemente al anterior».

Los turnos para salir al patio por aquello de mantener la burbuja flotando en el mayor aislamiento posible, el termómetro sobre la frente, los pies sobre un felpudo con líquido desinfectante, «pisa, pisa fuerte ahí» y las carreras sobre una moto de plástico que tendrá que ser limpiada hasta que el siguiente turno de niños salga a hacer suyo el espacio que echaron en falta durante el confinamiento son otros cambios que, no obstante, no han afectado a la actitud de los más pequeños.

"¿Miedo en los niños? Qué va"


«Los niños han venido muy ilusionados, estaban muy contentos de poder volver a la escuela y reencontrarse con sus amigos», explica desde una esquina del recreo, mascarilla mediante, María José Abancens, profesora del grupo de los 5 años. «Los enfados y lloros han sido de los más pequeños, los de 1 o 2 años que no conocían la escuela y que de repente han visto cómo se separaban de sus padres», añade Ferrer.

«¿Miedo en los niños? Qué va, vienen muy aprendidos y saben lo que tienen que hacer», añade la maestra. Los juegos en el patio sirven de digestión tras una comida en clase en vez de en el comedor, una de las nuevas medidas para garantizar el aislamiento de las burbujas. A los pocos minutos, vuelven a las aulas y comienza un goteo escalonado con varios minutos de diferencia de padres y madres que han de esperarse en el espacio de recreo a que les entreguen a sus hijos.

«Yo lo he pasado mal, tiene solo seis meses y lo que no ha llorado él lo he llorado yo», dice Pilar Mora, una de las primeras en llegar. Las lágrimas no han sido por la amenaza de ese ser microscópico al que la ciencia apoda covid. «Hay que aprender a vivir con el virus, nosotros estamos tranquilos». Esa calma ha ayudado en un regreso a las clases casi obligatorio: «Yo he tenido que coger media jornada para cuidarlo por las tardes, y lo que gano es lo que cuesta la escuela, pero hay que cotizar».

La vuelta supone para muchos una pequeñavictoria sobre la excepcionalidad que ha guiado la vida desde marzo. Es el caso de Rosalí Moreno: «Queremos recuperar la normalidad, volver a la rutina de antes y la escuela es fundamental». «Siempre hay algo de miedo, claro, pero es bueno que los niños puedan regresar a las clases porque los dos trabajamos y no tenemos dónde dejarlos»; un discurso que su pareja complementa con un «confiamos en el protocolo que están siguiendo».

Otros, como Joaquina Gómez y su hijo, son ya expertos esa nueva normalidad de volver a las clases: «El nene ha estado viniendo en julio a la escuela de verano y está encantado». Minutos después corrobora la actitud escapista con un «¿Ves? No se quería ir». Lo de ayer es sólo el comienzo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendarios 2020

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2020

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2020, así como el calendario escolar para el curso 2019/20.