Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 100 estudiantes de la UV se forman como "agentes anticovid"

Alumnado de Tarongers se queja por la falta de distancia interpersonal en algunas clases presenciales

Estudiantes universitarios, en el campus de Tarongers de la Universitat.

Más de 100 estudiantes de la Universitat de València (UV) realizan entre hoy y mañana un curso para convertirse en «colaboradores» anticovid en los campus de la UV. En concreto, se trata de 140 alumnas y alumnos que se han apuntado a una formación online de cinco horas (certificada con 1,5 créditos ECTS), en la que se les explicará cómo concienciar sobre la importancia de las buenas prácticas que minimizan el riesgo de contagio por el coronavirus SARS-CoV-2.

Su labor será, una vez finalizada la formación, impulsada por el vicerrectorado de Ocupación y Programas Formativos, difundir las medidas de prevención básicas (higiene de manos, uso correcto de la mascarilla, metros de distancia...), entre la comunidad universitaria. Esto se hará a través de los puntos de información que, a partir del día 30 y hasta el 22 de octubre, la UV habilitará en cada campus y en los cuales los estudiantes harán 10 turnos de dos horas, de lunes a jueves en horario por la mañana (de 10 a 12 horas) y por la tarde (de 16 a 18 h).

La CEU UCH ofrece un curso de rastreador

La Universidad CEU Cardenal Herrera ha puesto en marcha un curso de rastreador covid-19, dirigido a los estudiantes de las facultades de Ciencias de la Salud y veterinaria. Se trata de una formación específica, que permitirá a los alumnos obtener una visión completa del marco sobre el que se construye y asienta el concepto de rastreo epidemiológico de contactos sospechosos de haber contraído el virus SARS-CoV-2. El curso es gratuito y se imparte en modalidad online, mediante la plataforma de LMS Blackboard, accesible desde cualquier dispositivo, según detalla la universidad. «Con esta formación, los alumnos de Salud y Veterinaria de la CEU UCH tendrán la oportunidad de adquirir nuevas competencias para mejorar su empleabilidad», apuntan. Los contenidos del curso se distribuyen en cuatro módulos que combinan materias teóricas y relacionadas con la salud y la epidemiología, con otras que desarrollan competencias de comunicación, así como con aspectos éticos y cumplimiento de las regulaciones de protección de datos.

Además, la Universitat también ha ampliado la contrata de los controladores de acceso que tenía en los campus y ahora contará con un total de 21 (uno por cada centro, 18, y tres más), que también velarán por que se cumplan los consejo anticovid.

Según las fuentes consultadas, en la UV están «muy satisfechos» con el inicio de curso y la vuelta a clase progresiva de 45.000 estudiantes de 64 grados. Desde la Universitat aseguran que se ha hecho «todo lo posible en el ámbito docente, y también fuera de clase , en los espacios comunes y zonas deportivas» y que los problemas que ha habido han sido «puntuales» en alguna asignatura, y que se solventan cuando se detectan.

Los alumnos explican que los problemas se dan al juntarse con la clase del doble grado de Sociología. «Ahora, en lugar de ser menos por la covid, somos en clase más que el año pasado», critican

decoration

Levante-EMV ha recibido quejas de estudiantes de la Facultad de Derecho, en concreto de Ciencias Políticas. Los alumnos explican que los problemas se dan al juntarse con la clase del doble grado de Sociología. «Ahora, en lugar de ser menos por la covid, somos en clase más que el año pasado», critican. Por esto, la primera semana un profesor impartió la clase de su asignatura al aire libre y otros han dado la opción de seguirla online, aunque los estudiantes lamentan que son una minoría y que en algunos casos «la asistencia es obligatoria y nos ponen falta». Por eso, se preguntan: «¿de qué nos sirve una clase online si la siguiente no lo es? Estamos obligados a desplazarnos».

Tras las quejas de la primera semana, los alumnos de Políticas explican que se les reubicó, aunque aseguran que siguen sin tener suficiente espacio en la zona habilitada y que algunos han tenido que sentarse en sillas corrientes —sin mesa ni pala— o codo con codo con otros estudiantes, «como un año normal». En algunos casos, la UV ha habitado clases «espejo», donde los estudiantes pueden seguir una lección escuchando el audio del docente y ver la clase a través de una pantalla o de sus portátiles.

El Hospital General crea un circuito especial para hacer PCR a escolares

El Hospital General de València ha establecido un circuito para realizar las pruebas PCR de detección de covid-19 a los alumnos que hayan tenido contacto con un menor con infección por coronavirus en alguno de los centros educativos del departamento de salud.

El objetivo es, tal y como se comprometieron los departamentos de Sanidad y Educación, agilizar el diagnóstico de la infección en niños y en jóvenes no universitarios para los casos de exposición masiva durante el curso lectivo. Es decir, los casos en que a varios alumnos o a toda una clase se les tenga que hacer la prueba.

Hasta ahora, los centros de salud tenían que asumir todas las pruebas PCR y ahora se citará a los escolares, estudiantes y docentes directamente en el hospital, donde accederán en coche por un circuito diferenciado que se ha habilitado para tal fin. Así pues, los menores, acompañados de uno de los padres o tutor legal, no tienen que bajar del vehículo, lo que «humaniza el proceso, ya que se sienten más arropados y dentro de en un entorno que conocen».

La medida llega la misma semana en la que Sanidad ha notificado cinco brotes de «ámbito educativo». Hasta la semana pasada, según Educación, en la mayoría de casos solo se detectaba un positivo en el aula.

Compartir el artículo

stats