El grupo de trabajo para la conservación de la nacra, molusco endémico del Mediterráneo con la categoría de «vulnerable» en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, ha decidido, entre otras nuevas actuaciones, la cría en cautividad del molusco con el fin de mejorar el estado de sus poblaciones, afectadas por el 98 % de mortalidad. El objetivo: evitar su extinción definitiva en los próximos años.

El grupo de trabajo está formado por representantes del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, la Generalitat de Cataluña, la Generalitat Valenciana, la Región de Murcia, la Junta de Andalucía y el Govern de Illes Balears.

A la reunión también asistieron representantes de la Demarcación de Costas de Murcia y de Tarragona, y varios investigadores involucrados en proyectos sobre la especie, según un comunicado del Miteco. Los asistentes han estudiado la puesta en marcha de nuevas actuaciones fuera del hábitat de la nacra, como el diseño de protocolos de cría para cerrar el ciclo de reproducción en cautividad, de mantenimiento de ejemplares adultos en cautividad y la obtención de gametos en el medio natural para llevarlos a tanques ex situ (fuera de su hábitat) para cerrar el ciclo reproductivo.

Entre las actuaciones previstas por el ministerio para la protección de la nacra en el Mediterráneo se encuentran: la regulación de las actividades que generen presiones sobre las poblaciones del animal como la navegación, el fondeo de embarcaciones, la pesca, el baño o el buceo.

Quedan 69 huevos por abrirse. La Conselleria de Agricultura informó ayer del nacimiento de las seis primeras tortugas bobas del nido de Cullera que fue trasladado a El Saler, y espera la eclosión inminente de los 69 huevos restantes. Estas son hermanas de las que nacieron hace unos días tras permanecer en una incubadora de la Fundación Oceanogràfic de València y procedentes de una puesta de 85 huevos. Los ejemplares de tortuga boba nacidos ahora serán mantenidos en observación durante unos días hasta su suelta definitiva en el mar.