30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tripartito salva la unidad del voto pese a sumar heridas entre los socios

La iniciativa de plasmar en los presupuestos el pacto de reconstrucción sale pese al recelo de Podem y la coalición

Los diputados de Compromís Fran Ferri, Aitana Mas, Juan Ponce y Mònica Àlvaro, ayer en las Corts.

Los diputados de Compromís Fran Ferri, Aitana Mas, Juan Ponce y Mònica Àlvaro, ayer en las Corts.

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, defendió ayer que la reivindicación del déficit asimétrico se mantiene dentro de la hoja de ruta del ejecutivo valenciano minutos después de que las tres fuerzas del Botànic se unieran en las Corts para votar en contra de una propuesta de Ciudadanos que pedía reclamar al Gobierno un déficit para la Comunitat Valenciana equiparable al concedido al País Vasco. Oltra incidió en que el conseller de Hacienda, Vicent Soler, lleva desde hace cinco años batallando «en todos los sitios» por una serie de medidas compensatorias hasta que se solucione la lacra de la infrafinanciación sufrida por la C. Valenciana, la única autonomía «empobrecida» de España que contribuye al sistema. El déficit asimétrico es una de esas pretensiones en el horizonte, pero la más importante «es que vengan dineros contantes y sonantes», matizó Oltra. Esta misma semana, el Consell ha puesto el foco en que la prioridad debe ser un fondo transitorio de nivelación que equipare la renta per cápita a la media nacional.

Aunque Compromís también ha presentado una propuesta relativa a reivindicar el mismo déficit que Euskadi, ayer los diputados valencianistas votaron en contra de la iniciativa de Cs en las Corts para evitar la imagen de desunión en el Botànic, tras cuestionar algunos aspectos de la proposición. El PSPV defendió que la equiparación con el País Vasco no tenía sentido porque este territorio se rige por un concierto fiscal propio.

El Botànic ha salvado la semana del debate de Política General. Ha logrado preservar la cohesión interna pero se deja heridas en el camino. Salvaguarda la unidad interna en las votaciones, pero a costa de evidenciar posiciones distintas en algunas cuestiones. Fricciones que los partidos que componen el pacto se han acostumbrado a sobrellevar pero que obligan en muchos casos a cesiones internas que generan recelos.

Para que no se evidenciara una ruptura de la unidad de voto, Compromís se vio obligado ayer en la tercera jornada del debate de Política General a votar en contra de una propuesta de Ciudadanos que es un calco de otra que tiene presentada la coalición. Ambas reclaman al Gobierno que autorice a la Generalitat el mismo déficit permitido al País Vasco. El PSPV no tardó en decirle a su socio que no pensaba apoyarla y Unides Podem también se desmarcó. La coalición intentó que Cs cambiara parte del texto para atraer a sus socios, pero la respuesta de Cantó fue un «no». Así Compromís tuvo que votar contra una posición que compartía. La coalición, con todo, mantendrá vivo el debate con la propuesta que tiene registrada en las Corts.

Los socialistas aplaudieron la decisión de Compromís y su portavoz, Manolo Mata, explicó gráficamente lo ocurrido: «El Botànic lo componen organizaciones distintas pero con un mismo proyecto, igual que Google Maps cuando te ofrece distintas rutas pero se llega al mismo camino».

«Lo que son capaces por un plato de lentejas, estos de Compromís renuncian a todos sus principios», lanzó el diputado Fernando Llopis. «Son el tonto útil del PSPV», asestó Toni Cantó.

Tampoco ha acabado de agradar entre los socios del Botànic el apoyo a una iniciativa de Ciudadanos para que los presupuestos de la Generalitat de 2021 reflejen y doten económicamente los acuerdos del pacto de reconstrucción. En Unides Podem, el sector más afín a Pilar Lima recela abiertamente de esta cuestión, aunque también en esta cuestión ha primado la lealtad botánica para evitar la ruptura del voto. Pero son temas vivos. Esta semana se va a reunir la comisión de seguimiento del Pacte del Botànic y sobre la mesa estarán los presupuestos. Aunque Compromís y Unides Podem han votado a favor de esta resolución, en el debate de esta semana han mostrado claramante que prefieren un presupuesto de filosofía botánica que otro que incluya cesiones al centroderecha. Pero el debate de Política General acaba con guiños a Cs para consolidar puentes que permitan un acercamiento en el próximo debate de presupuestos para 2021.

Mientras, un error en el voto de tres diputados socialistas impidió, entre el jolgorio de la oposición, aprobar una iniciativa del Botànic que pedía elaborar un plan de atención primaria, blindar la sanidad pública y caminar hacia la recuperación de las privatizaciones. El diputado Ernest Blanch aseguró que el dispositivo para votar le había jugado una mala pasada. También Rosa Mustafá y José Chulvi apretaron el botón equivocado. Mata admitió que se habían «liado», pero que presentarán una proposición no de ley con el mismo texto para resarcir el error. José Juan Zaplana (PP) lo atribuyó a discrepancias en el tripartito y en el PP remarcaban que decaía la propuesta estrella del presidente en el debate.

Oltra defiende que el Consell no va a renunciar al déficit asimétrico 

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, defendió ayer que la reivindicación del déficit asimétrico se mantiene dentro de la hoja de ruta del ejecutivo valenciano minutos después de que las tres fuerzas del Botànic se unieran en las Corts para votar en contra de una propuesta de Ciudadanos que pedía reclamar al Gobierno un déficit para la Comunitat Valenciana equiparable al concedido al País Vasco. Oltra incidió en que el conseller de Hacienda, Vicent Soler, lleva desde hace cinco años batallando «en todos los sitios» por una serie de medidas compensatorias hasta que se solucione la lacra de la infrafinanciación sufrida por la C. Valenciana, la única autonomía «empobrecida» de España que contribuye al sistema. El déficit asimétrico es una de esas pretensiones en el horizonte, pero la más importante «es que vengan dineros contantes y sonantes», matizó Oltra. Esta misma semana, el Consell ha puesto el foco en que la prioridad debe ser un fondo transitorio de nivelación que equipare la renta per cápita a la media nacional.


Aunque Compromís también ha presentado una propuesta relativa a reivindicar el mismo déficit que Euskadi, ayer los diputados valencianistas votaron en contra de la iniciativa de Cs en las Corts para evitar la imagen de desunión en el Botànic, tras cuestionar algunos aspectos de la proposición. El PSPV defendió que la equiparación con el País Vasco no tenía sentido porque este territorio se rige por un concierto fiscal propio. 

Compartir el artículo

stats