Acusaciones cruzadas entre candidatos, sanciones del comité electoral, bajas de militantes, impugnación de las primarias y, como remate, anulación de todo el proceso... y vuelta a empezar. Vox Alicante continúa sin tener presidente provincial.

La gestora que controla el partido desde marzo de 2019 seguirá haciendo esa labor hasta que la cúpula nacional de la formación de ultraderecha apruebe un nuevo calendario electoral al haber decretado la anulación de todo el proceso y proceder a su repetición «tras haber constatado la existencia infracciones de normas internas que han enturbiado el proceso electoral», aseguran.

De este modo, los dos candidatos que se presentaban por Alicante, como son Ana Vega y Rafael Ramos, volverán a enfrentarse en otra campaña electoral por concretar.

La decisión «manu militari» tomada a última hora de la noche del jueves, además de no despejar ninguna pista sobre cuando se retomarán estos comicios internos, llega después de que los 1.650 militantes a los que la dirección del partido incluyó en el censo para participar en las primarias por estar al corriente de pago de sus cuotas, hayan podido emitir su voto. Hasta las 18.00 horas de esa tarde del jueves los afiliados pudieron votar de forma telemática, y previamente lo hicieron por correo certificado.

A sabiendas de las numerosas irregularidades que se han producido en estas elecciones desde el primer momento, que la decisión del comité electoral de anular las primarias sea después de comenzar el recuento ha levantado todo tipo de comentarios y críticas entre sectores del partido que temen que después de esta decisión salomónica exista un interés por ocultar el resultado.

Esta nueva resolución del comité electoral de Vox llega después de múltiples denuncias cruzadas entre los candidatos sobre la imparcialidad del proceso.

La penúltima decisión fue el lunes pasado, cuando los organizadores de las primarias anularon toda la actividad de la campaña del candidato Rafael Ramos. Posteriormente, le permitieron participar en un acto telemático (que tuvo lugar el miércoles), cosa que no pudo hacer la otra candidata, Ana Vega «como parte de la sanción impuesta por infracciones cometidas durante este proceso electoral». Días antes, el tercer aspirante, Pascual Moxica, fue excluido por no alcanzar los avales necesarios.