Durante tres días, la familia de Rocío Gea Pérez contuvo el aliento pensando lo peor. Fueron días duros, en los que tuvieron que movilizar a todos los vecinos de Requena para encontrarla. Por suerte, sus esfuerzos y los de la Guardia Civil no fueron en vano. Rocío apareció durante la tarde de ayer y con vida. Ella misma acudió al cuartel de la Guardia Civil para identificarse.

Según ha podido saber este periódico, los agentes que se encargaban de la investigación siguieron el rastro telefónico e informático de la mujer hasta localizarla. Se trataba de una desaparición voluntaria.

Hacía tres días que familiares y amigos de Rocío estaban realizando batidas por la zona donde se perdió su rastro acompañados por vecinos de la localidad. La Guardia Civil había desplegado un helicóptero en la zona para encontrar a esta mujer de 43 años. Ayer por la mañana decidieron cambiar de ruta.

La última pista sobre Rocío Gea Pérez la situaba acudiendo al funeral de su primo, que murió aplastado por un tractor el martes, un día antes de la desaparición de la mujer. Sobre las 10.30 horas, Rocío comentó a su hijo que se marchaba al entierro con total normalidad, pero ningún asistente al sepelio vio a la mujer. Desde entonces, nadie había vuelto a tener señales de Rocío. Pero el Instituto Armado y sus agentes especializados trabajaban en el rastreo de los últimos movimientos de la desaparecida.

"Está viva": la emoción de la familia de Rocío Gea al encontrarla

Hasta ayer, la Benemérita había investigado las conexiones de Rocío, lo que permitió al cuerpo localizarla sana y salva y contactar con ella. Según ha podido confirmar este diario, se trataba de una desaparición voluntaria. Fuentes de toda solvencia aseguraron a este periódico que la mujer se personó en el cuartel de la Guardia Civil para identificarse. «Seguimos buscando a Rocío», escribió Rosario G. la cuñada de la mujer desaparecida en una carta publicada en Facebook donde mostró la desesperación de una familia.

En el escrito, la cuñada de la entonces desaparecida relató una conversación que mantuvo con la madre de Rocío y que, aseguró, se le «han marcado a fuego en el corazón». La madre de Rocío, según detalla Rosario G., se preguntaba «dónde estará mi Rocío y que le estarán haciendo…». «¿Qué le dices a una madre en un momento así?», se preguntó la cuñada de Rocío, que aseguró en el escrito que la madre de la mujer desaparecida no se movía de casa «no sea que venga mi Rocío y yo no esté».

En su escrito en Facebook, Rosario G. describió a Rocío Gea como una mujer «risueña y activa» con dos hijos y «un entorno familiar que para muchos sería envidiable» en lo que describe como «una familia humilde, pero llena de amor». «Sin consuelo ni descanso» y «buscando sin parar» se encontraba la familia de esta vecina de Requena. El marido de Rocío, relató su cuñada, tenía la «esperanza de volver a encontrar su mirada cada mañana» por lo que no desfallecía en la búsqueda.

La familia siguió con expectación el cambio de ruta en la búsqueda de Rocío. El punto de partida para el operativo pasó a ser ayer por la mañana en la caseta de los cazadores, en el camino Villar de Olmos de Requena. Los esfuerzos dieron el mejor desenlace posible, el hallazgo de Rocío, sana y salva. 