30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación responderá directamente a las familias que cuestionen los protocolos

La conselleria da instrucciones a los equipos directivos para que no contesten a las peticiones escritas sobre la implementación de las normas ante la covid-19

Escolares esperan con sus mochilas la hora de acceder a clase.

Escolares esperan con sus mochilas la hora de acceder a clase.

La Conselleria de Educación será la encargada de responder a las familias que piden a los centros educativos que acrediten por escrito que el colegio o instituto de sus hijos o hijas cumple con las normas de seguridad y sanitarias establecidas para frenar la covid-19.

Así se detalla en una nueva carta que la conselleria ha remitido a los equipos directivos, en la que se indica que no son ellos quienes deben dar respuesta a esta petición —realizada por familias que se niegan a llevar a sus hijos e hijas a clase—, sino la titularidad de los centros públicos, y por eso es una responsabilidad que asume directamente la Dirección Territorial correspondiente, según explica el texto.

En concreto, la carta se refiere a «la posibilidad de que en los centros docentes públicos se reciban escritos de representantes de las familias del alumnado que soliciten que la persona directora acredite que el centro cumple con las normas de seguridad y sanitarias establecidas por las autoridades competentes en materia de salud pública, o bien que acredite la adecuada elaboración e implementación de los protocolos ante la covid».

Si se da el caso —desde la Generalitat aseguran que están siendo solicitudes «mínimas»—, el escrito remitido desde la secretaría autonómica de Educación y FP aclara que «la dirección del centro no se pronunciará por escrito al respecto, simplemente comunicará a las personas autoras de estos escritos que el centro cumple con lo establecido por las autoridades educativas y sanitarias» y «trasladará este escrito a la Dirección Territorial de Educación correspondiente, donde se dará respuesta a la mencionada solicitud», escribe la conselleria.

Asimismo, cuando la Dirección Territoral atienda esta petición, la respuesta «será comunicada a la dirección del centro público correspondiente para su traslado a las personas autoras de dichos escritos».

De esta manera, Educación adopta el mismo modus operandi que implantó, el curso pasado, con el polémico —y politizado— «pin parental» y, así, descarga de responsabilidad a las directivas de los colegios e institutos públicos, ya que el tema pasa a ser más una cuestión jurídica (debido al absentismo) que educativa o de competencia de los centros. Y es que, cabe recordar que la escolarización es obligatoria hasta 4º de la ESO.

Según ha podido saber este periódico, no se trata de un problema generalizado, ni hay una avalancha de escritos, son casos puntuales que se han dado, por ejemplo, en centros de Elx o de la Vall d’Uixó. Algunos de los documentos enviados en nombre de un alumno o alumna exigen que se le entreguen los libros y se le comuniquen los deberes diariamente; y otros han sido remitidos directamente por bufetes de abogados. Asimismo, en algunos de estos documentos se amenaza a los equipos directivos y se lee que el incumplimiento de las peticiones escritas «provocará la iniciación de acciones civiles y/o penales».

Desde la Conselleria de Educación, aclaran que la instrucción se remite porque «quien tiene que certificar si los centros educativos públicos cumplen las medidas de seguridad ante la covid-19 establecidas por las autoridades sanitarias no son los equipos directivos sino la titularidad del centro, que en este caso es de la Conselleria de Educación» y por eso han establecido una «cadena de respuesta».

El objetivo de la carta es «apoyar a los equipos directivos». «No queremos añadirles más tareas burocráticas y por eso será la Dirección Territorial correspondiente la que dará respuesta a las familias que lo soliciten», afirman. Además, recuerdan que los «protocolos establecidos por las autoridades sanitarias, tanto de prevención como de gestión de casos, son públicos y están al abasto de todas las familias en www.aulasegura.es», una web que, durante las dos primeras semanas del curso, tuvo 800.000 usuarios diferentes que visitaron casi tres millones de páginas, puntualizan.

Menos clases confinadas que la media de España 

El balance semanal de la covid-19 en los colegios e institutos arroja que en la tercera semana del curso (del 21 al 25 de septiembre) Sanidad determinó el confinamiento de 219 grupos de 153 centros educativos. A estos datos, que ayer hizo públicos la Conselleria de Educación -como cada lunes-, se suman los confinamientos totales o parciales de la segunda semana de curso (79 grupos de 60 centros), por lo que, en total, son 298 los grupos en cuarentena. Además, respecto a la semana anterior, se han desconfinado 51 clases de 45 colegios o institutos, que han vuelto a la presencialidad. Con estos números, el 99,4 % de los cerca de 47.000 grupos valencianos siguió las clases presenciales sin ninguna incidencia. 


Cabe tener en cuenta que la Comunitat Valenciana está por debajo de la media de grupos escolares confinados, a pesar de ser una de las seis CC AA que más pronto empezó las clases (junto a Aragón, Cantabria, la Rioja, Navarra y País Vasco). En el conjunto de España están confinados el 0,74 % de los grupos frente al 0,63 % en el caso valenciano. La media de casos es de 1,7 por grupo, por lo que «los contagios en los centros son mínimos» y las aulas son «espacios seguros, detectores de posibles casos y puntos para frenar la transmisión de la pandemia». m. bouiali valència

Compartir el artículo

stats