La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha remitido una carta al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en la que le solicita que constituya en las Corts un grupo de trabajo con la participación de los grupos políticos con el fin de elaborar los presupuestos de la Gneralitat para 2012. En su misiva, Bonig recuerda a Puig la “trascendencia” que en tiempos de pandemia tiene el presupuesto como un herramienta para cumplir acuerdos y atender las necesidades de la ciudadanía de la Comunitat Valenciana.

Bonig ya insistió en el debate de política general en su mano tendida para pactar las cuentas de la Generalitat, si bien con exigencias complicadas de aceptar por el Botànic. El PPCV no quiere quedarse fuera de la agenda política una vez que el acercamiento entre Ciudadanos y PSPV para consensuar las cuentas haya acaparado los focos. Bonig ha dado una rueda de presnsa esta mañana en la que ha recordado la falta de respuesta del jefe del Consell a sus peticiones para sentarse a negociar.

“No vamos de farol; estoy dispuesta a votar a favor del presupuesto si lo que se presenta es razonable", ha garantizado en rueda de prensa tras remitir la misiva al Palau "en tono amable, correcto y educado".

Bonig ha urgido al gobierno del Botànic (PSPV, Compromís y Unides Podem) a que pase de las palabras a los hechos y no haga como el "mago" de Pedro Sánchez al seguir con presupuestos prorrogados en medio de la pandemia. También ha exigido a Puig que deje claras sus prioridades, "no se escape y no salga con su virtud de hablar sin decir nada". Esto pasa, a su juicio, por crear un grupo de trabajo en Les Corts --no una comisión para que no esté sujeta al reglamento-- "con luz y taquígrafos" entre todos los grupos que estén dispuestos. "No solo con el PP, que ya sé que puede tener problemas", ha remarcado, para recordar que Puig siempre apela a la unidad y al cumplimiento del pacto de reconstrucción.

Con esta "lealtad crítica", Bonig ha instado a los partidos del Consell a que tengan altura de miras y sean capaces de negociar y bajar a los números, sin quedarse en una mera "declaración de voluntad". Ha insistido en que está dispuesta a hablar de todo, sin condiciones, pero a partir de unos ejes centrados en la salida de la crisis.