30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciudadanos se decanta por apoyar la ley de acompañamiento

Bonig (PP) pide un grupo de trabajo en las Corts para pactar las cuentas

Ruth Merino, Toni Cantó y María Quiles, ayer con el cartel de la campaña que han iniciado.

Ruth Merino, Toni Cantó y María Quiles, ayer con el cartel de la campaña que han iniciado.

El anteproyecto de la ley de Acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat para 2021 no genera a Ciudadanos ninguna inquietud y si el Consell y el tripartito en las Corts no introducen ninguna modificación en el trámite parlamentario, el partido que lidera Toni Cantó estaría dispuesto a apoyar este bloque.

Con prevención aún porque lo que se ha publicado es el anteproyecto por parte de la Conselleria de Hacienda de la ley de medidas fiscales, de gestión administrativa y financiera y de organización de la Generalitat, más conocida como ley de acompañamiento de los presupuestos, Ciudadanos cree que en ese camino sí puede encontrarse con el Botànic.

En ese documento no aparece ningún tipo impositivo nuevo ni alusión alguna a una tributación más progresiva ni a la fiscalidad verde que reclama el tripartito especialmente Compromís y Unides Podem. Pero la posibilidad de introducir nuevos impuestos fiscales está sobre la mesa de los tres partidos del Botànic que pactaron una resolución en el último debate de Política General para avanzar por ese camino, que para Ciudadanos es una línea roja.

Sin embargo, sobre una fiscalidad más progresiva matizan que aceptarían un equilibrio y podrían aceptar una subida en el tramo autonómico del IRPF a quienes más cobran siempre que se bajara a las rentas más bajas, algo que resulta novedoso en el discurso de Ciudadanos pero que se tendrá que decidir en la tramitación presupuestaria.

«Ojalá se mantenga así esa ley, nos conformamos si no suben ningún impuesto; pero no hemos encontrado nada de momento en la parte fiscal del anteproyecto que nos pueda preocupar», dice la síndica adjunta, Ruth Merino.

Mientras, el líder de Cs, Toni Cantó, pidió la pasada semana un nuevo encuentro con el jefe del Consell, Ximo Puig, aunque todavía no ha recibido contestación.

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha remitido una carta al presidente Puig, en la que le solicita que constituya en las Corts un grupo de trabajo con la participación de los grupos políticos con el fin de elaborar los presupuestos de la Generalitat para 2012. En su misiva, Bonig recuerda a Puig la «trascendencia» que en tiempos de pandemia tiene el presupuesto como un herramienta para cumplir acuerdos y atender las necesidades de la ciudadanía de la Comunitat Valenciana.

Bonig ya insistió en el debate de Política General en su mano tendida para pactar las cuentas de la Generalitat, si bien con exigencias complicadas de aceptar por el Botànic. El PPCV no quiere quedarse fuera de la agenda política una vez que el acercamiento entre Cs y PSPV para consensuar las cuentas haya acaparado los focos. «No vamos de farol; estoy dispuesta a votar a favor del presupuesto si lo que se presenta es razonable», garantizó ayer en rueda de prensa la lideresa del PP tras remitir la misiva al Palau «en tono amable, correcto y educado», según explicó ayer Bonig.

Podem deja en suspenso la exigencia de la tasa turística

Una de las propuestas históricas de Unides Podem que nunca se ha podido poner en práctica en la Comunitat Valenciana por el rechazo del socio mayoritario en el Botànic, el PSPV, se queda en suspenso. Unides Podem ha decidido de momento aparcar la reclamación de una tasa a las pernoctaciones turísticas en la Comunitat Valenciana porque entiende que con la crisis sanitaria no es el mejor momento de gravar aún más a un sector que está siendo uno de los más afectados por la crisis de la covid. Lo anunció ayer la coordinadora autonómica de Podem, Pilar Lima, preguntada en À Punt por esta cuestión. «No renunciamos a la tasa turística, pero en pandemia entendemos que puede esperar», concretó la lideresa morada. Unides Podem insiste en la necesidad de cambiar el modelo productivo valenciano para no tener una economía tan dependiente del turismo masivo. «Pero apostamos por la justicia fiscal, es decir que quienes más tienen más aporten», aseguró después.

La tasa turística, que Compromís también defiende, pero que rechaza el PSPV aunque alguno de sus dirigentes se ha mostrado partidario de estudiarla y en su caso aplicarla, tampoco figuró en el Acord del Botànic, ni en el Pacto de Reconstrucción firmado por los partidos en las Corts Valencianes. Ni siquiera en la propuesta que el Botànic presentó y que sirvió para el debate con el resto de partidos en esa comisión de reconstrucción de las Corts.

La tasa turística fue motivo de varios desencuentros en el seno del primer Botànic. Ahora se congela esa demanda porque no es el momento, pero Podemos no había insistido en ella. Solo al inicio del mandato, el vicepresidente segundo, Rubén Martínez Dalmau aseguró que Podemos insistiría en la tasa turística desde el parlamento porque «es un elemento de justicia social».

Ciudadanos presentó ayer la campaña que ha preparado para el Nou d’Octubre que se plantea como un homenaje a la ciudadanía que más sufre la crisis: autónomos, sanitarios profesores, mayores o niños.

Cantó aseguró que el objetivo de la campaña es «mandar ánimo» a los valencianos y apelar al «alma guerrera» de la ciudadanía valenciana para resistir ante la crisis sanitaria y económica. En el acto participaron también la portavoz adjunta en las Corts, Ruth Merino y la nueva portavoz del partido en la Comunitat Valenciana, María Quiles. «Es un homenaje a nuestra gente», aseguró Cantó. El vídeo que se distribuirá por redes sociales y en él aparecen personajes como Paco, Teresa, Edu y Sara bautizados como los conquistadores, al modo de Jaume I, por su capacidad de lucha.

Compartir el artículo

stats