Los médicos de Atención Primaria de la Comunitat Valenciana van a empezar a tomar sus propias medidas para descargarse de trabajo ante la «inasumible» demanda que tienen en los centros de salud: no van a hacer más horas extras, van a dedicar a cada paciente el tiempo que necesite, solo van a visitar de forma presencial y no por teléfono y van a derivar todos los asuntos burocráticos que no sean de su competencia.

Son solo cuatro de las medidas que ha propuesto adoptar el Foro de Médicos de Atención Primaria, Fomap-CV —que agrupa a colegios de médicos, sociedades científicas y al sindicato Cesm— ante lo que consideran «inacción» y «tardanza» de la Conselleria de Sanidad para dar soluciones a la situación de saturación en la que trabajan. Desde hace semanas llevan denunciando que en los centros de salud no se puede trabajar correctamente con la carga de trabajo que tienen tras haber sumado a la atención de sus pacientes el rastreo de los contagios de coronavirus. Los pacientes, irritados por no poder ponerse en contacto con ellos ni por teléfono, también se están poniendo en su contra.

De aplicarse estas medidas, la situación en los centros de salud podría pasar rápidamente de la saturación actual a ser un completo caos, ya que diariamente decenas de personas se quedarían sin ser atendidas si los médicos cumplen escrupulosamente su horario y aumentará el riesgo de contagio covid-19 en los centros si las visitas vuelven a ser al 100 % presenciales.

El plante de los médicos pone así en un brete a la Conselleria de Sanidad que ha intentado apaciguar los ánimos del colectivo aceptando poner en marcha el pago de horas extra por la tarde para quien quiera doblar jornada y de una paga extra para todos los que trabajaron durante la pandemia que se abonará en diciembre.

Los médicos de Primaria no harán horas extras ni consultas por teléfono

Desde el Foro insisten en que sus reclamaciones no son económicas, sino de «dignidad» en las condiciones de trabajo, por lo que han decidido dar el paso de «autorregular sus agendas», ya que consideran que la administración llega tarde y mal a arreglar la situación sin entrar, por ejemplo, en cuestiones claves para ellos como ampliar centralitas o reforzar personal en los mostradores para que los pacientes puedan tener un acceso más fácil al primer nivel de la Sanidad.

Desde el Foro quieren también presentar una queja ante el Síndic de Greuges por las condiciones de trabajo y la falta de medidas de la conselleria y que estas lleguen en forma de denuncia a la Inspección de Trabajo y a los juzgados de lo Social si así se considera tras una evaluación de los puestos.

El órdago de los profesionales de Primaria llega el mismo día en que la nueva comisionada de Atención Primaria, María José Lloria, ha mostrado ante el president de la Generalitat,Ximo Puig, y la consellera de Sanidad, Ana Barceló, su voluntad de ofrecer «diálogo y un espacio de encuentro» a colegios profesionales, sindicatos y sociedades científicas para llevar a cabo su encargo de cambiar el modelo del primer nivel de la sanidad valenciana. Barceló ha insistido en que se va a poner fecha a cada uno de los cambios a implantar.

La figura de la comisionada se creó ayer oficialmente: el cargo no va a tener presupuesto propio y será el equipo de la Dirección General de Asistencia Sanitaria el que le preste «soporte técnico y administrativo».

Protesta de los médicos de Atención Primaria a las puertas de los centros de salud en València

Las hospitalizaciones bajan un 13%

Te puede interesar:

Los hospitales valencianos tenían a 389 personas hospitalizadas por covid-19 a día de ayer, 71 en la UCI. La cifra supone una bajada importante con respecto a un día antes y un 12,7 % de pacientes ingresados menos con respecto al pasado viernes.

Con todo, las hospitalizaciones por covid-19 en planta suele ser un parámetro más voluble, no así los ingresos de UCI. Estos siguen por encima de los 70 pacientes en cuidados intensivos desde el pasado lunes 21 de septiembre además con una presión relativa más importante en los hospitales alicantinos, donde hay 36 pacientes graves frente a los 27 en algún centro valenciano. Pese a la buenas cifras en comparación con el resto de España, en la Comunitat Valenciana la pandemia sigue en niveles altos y ayer dejó otros 613 nuevos contagios notificados y otros seis fallecimientos por covid-19. Con estas últimas seis víctimas, al menos una de ella residente en un centro de mayores, la cifra oficial de muertos se eleva a 1.643. Sanidad notificó ayer otros 20 brotes, uno con 15 personas en Albocàsser y dos con origen en un centro educativo: uno en Elda con seis afectados y otro en Quart de Poblet con tres.