Entrada escalonada, clases burbuja, mascarillas… la vuelta al cole en plena pandemia de coronavirus está siendo organizada y tranquila. La Conselleria de Educación, Cultura y Deporte se reunió con todos los agentes meses antes del inicio de curso y estableció una normativa marco. Sin embargo, las características propias de cada centro hacen que este marco se deba ajustar a las necesidades específicas de cada centro en su plan de contingencia.

Varias familias de alumnos de infantil del CEIP Pare Català de Benimaclet reclaman mejoras en la entrada y salida del centro para agilizar el acceso del alumnado al colegio y facilitar la conciliación. El acceso al centro se ha establecido en dos turnos distintos y hasta en seis puertas diferentes. Sin embargo, los padres y madres del menores que cursan Educación Infantil critican que los tres grupos de cinco años acceden en el mismo turno y por la misma puerta algo que, aseguran a Levante-EMV, “rompe los grupos burbuja”.

Además, critican que no exista una alternativa para las familias con menores en dos cursos distintos y con distintos turnos de entrada al centro ya que, afirman, implica una espera de 20 minutos en el exterior del centro, fomenta las aglomeraciones y dificulta la conciliación laboral.

“Hay casos de famílias con hermanos que están 20 minutos en la calle, un tiempo que se hace largo a los pequeños, aumenta el riesgo de contagio por coincidir con más gente y, además, pronto tendremos mal tiempo y lluvias”, exponen estas familias en una carta dirigida al equipo directivo. En esta misma misiva reclaman “acortar el tiempo de entrada de Infantil”, una medida que “permitiría mejorar la conciliación laboral y evitaría las esperas” de los alumnos.

“Al final, acabamos agrupados en la puerta por la necesidad de salir en estampida a trabajar”, explican. En la vieja normalidad, el turno más madrugador era la solución para las familias que trabajan desde primera hora de la mañana. Sin embargo, este año el consejo escolar del centro ha decidido suspender la ‘matinera’, que permite dejar a los menores desde las 7.30 en el colegio.

Padres, madres y alumnos durante la entrada al centro por uno de los accesos habilitados.

Para la dirección del centro, “la propuesta de la empresa no está suficientemente cerrada, no aporta soluciones claras para garantizar que se mantengan los grupos burbuja ni el cumplimiento de los requisitos de limpieza”, según se lee en el resumen del Consejo Escolar realizado el pasado lunes 28 de septiembre.

Los padres y madres han recordado a la dirección del Pare Català en otra carta que la ‘matinera’ es “una necesidad social de muchas familias” porque resulta “básica para la conciliación laboral”. Al mismo tiempo, aseguran que “garantizando las medidas de seguridad, este servicio escalonaría más la entrada del alumnado” y piden que se hable con las empresas que ofrecen este servicio para poder recuperarlo.

Pese al reconocimiento explícito que las familias realizan ante los esfuerzos del colegio en varios escritos, muestran su asombro por la actitud positiva del centro frente al coronavirus. En un comunicado enviado a los padres y madres firmado por el equipo docente y el directivo puede leerse: “Desde la escuela siempre hay que pensar en positivo, estamos bien seguros de que esto [el coronavirus] durará poco”.

Conselleria: normativa y apoyo a los colegios

La Conselleria de Educación considera como “especialmente importante” regular el acceso a los centros y “tomar las medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a la Covid-19 para los centros educativos en el curso 2020-21, establecidas conjuntamente por la Conselleria de Sanidad Universal y Salud pública y la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, tanto a la entrada como la salida del alumnado”.


No obstante, teniendo en cuenta las infinitas peculiaridades de cada colegio e instituto, la cartera que dirige Vicent Marzà establece un marco general desde el que cada centro trabaja para adaptarlo a sus circunstancias en un plan de contingencia propio y que se desarrolla con base a las peculiaridades de cada colegio o universidad. Hasta el pasado 30 de septiembre, tres empresas contratadas por la Conselleria de Educación han asesorado y resuelto dudas sobre los planes de contingencia, lo que ha requerido de una inversión de 250.000 euros. Las familias del CEIP Pare Català reclaman, concretamente, la mejora del plan de contingencia del centro.