Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La C. Valenciana reduce sus emisiones tras subir en 2018

La lluvia y el viento propician un mayor uso de las renovables en 2019 La valenciana es la autonomía que menos aumenta la contaminación total

Carles, Fajardo, Gómez, Mollà y Sierra, ayer en el auditorio Mar Rojo del Oceanogràfic.

La Comunitat Valenciana rebajó sus emisiones de CO2 en 2019 gracias a la lluvia y el viento. Las condiciones meteorológicas propiciaron un mayor uso de las energías renovables y por ende una menor dependencia de las procedentes del carbón. Circunstancia este última que va aparejada a los ciclos de sequía. «Los datos de 2018 no habían sido muy buenos, pero en el último ejercicio se pudo mejorar», avanzaba ayer Elvira Carles, directora de la Fundación Empresa y Clima. De hecho, el total de emisiones de Directiva había aumentado en la Comunitat un 3,2 % respecto a 2017.

«Desde 1990 en el territorio valenciano se han reducido un 22 % los gases enviados a la atmósfera y eso demuestra que se ha invertido en tecnología», incidía Carles. El Informe de emisiones de dióxido de carbono en el mundo, con Global Omnium como patrocinador principal, revela que en 2017 todas las comunidades autónomas, a excepción de la valenciana, incrementaron las totales. En el global español el aumento ha sido de un 4,2 %, con 340 millones de toneladas y la Comunitat con casi 25 millones de tC02. La región de Murcia es la que registra una mayor subida, con un 14 %, mientras que la valenciana contabiliza un -1,0 %.

En España hay un total de 849 instalaciones sujetas a la Directiva de emisiones con la valenciana como la autonomía con mayor número de afectadas, 180 en total, lo que supone el 21,2 %. Andalucía continúa siendo la más emisora mientras que el territorio valenciano figura en quinto lugar, por detrás de Asturias, Galicia y Cataluña. Por sectores, azulejos, baldosas y cementos son los que generan más gases de efecto invernadero, con casi cinco millones de toneladas de emisiones verificadas de las casi nueve totales. Carles recordó que el informe, aunque con un desajuste de dos años, es considerado como «la biblia» porque realiza «una foto exacta» de las emisiones a nivel mundial. China, Estados Unidos, India, Rusia, Japón y Alemania son los seis países más contaminantes, con el sesenta por ciento de todo el planeta. Según los datos de 2017 los GEI aumentaron un 1,3 % con unas 33.000 millones de toneladas.

La presentación tuvo lugar en el Oceanogràfic. El acto lo abrió la vicealcaldesa de València, Sandra Gómez, quien expuso los planes del Govern del Rialto para afrontar la emergencia climática con las ciudades «como laboratorios del cambio».

Vicente Fajardo, director general de Global Omnium, recordó que el cambio climático «no es opcional» y que la compañía, que se dedica al ciclo integral del agua, ha logrado reducir hasta un 30 % su huella de carbono con digitalización, modernización, optimización de recursos e investigación.

La consellera de Agricultura y Transición Ecológica Mireia Mollà, cerró la jornada señalando que los datos «son preocupantes en España y la Comunitat, y no podemos ser contribuidores (a la contaminación) y no debemos conformarnos». «La emergencia climática nos debe preocupar a todo y debemos afrontarla con valentía, porque sus consecuencias son devastadoras y pueden ser irreversibles», concluía.

Compartir el artículo

stats