El director de la Agencia Valenciana Antifraude (AVAF), Joan Llinares, reclamó ayer que se protegiera a las personas denunciantes de corrupción ya que, en su opinión, es un asunto «prioritario si queremos realmente luchar contra la corrupción». En este sentido, destacó que la Agencia Valenciana Antifraude ha sido «pionera al ser la primera autoridad en España que ofrece este tipo de protección».

En su participación en el XI Seminario de Política 2.0 que este año se ha centrado en las políticas de integridad institucional, Llinares contó que actualmente hay 21 personas que se han acogido al Estatuto de Protección de la Agencia.

Durante su intervención, declaró que en España «se sigue condenando a las personas que denuncian casos de fraude y corrupción». Así, puso de ejemplo la reciente sentencia del caso Gürtel en la que el concejal «que destapó todos los hechos» ha sido condenado a cuatro años de prisión.

Además de esto, Llinares señaló que es un momento «clave ya que estamos en el periodo de dos años para la transposición de la Directiva Europea 2019/1937 de protección de las personas denunciantes de corrupción, más conocida como Directiva Whistleblowers.

«El Ministerio de Justicia que es el encargado en España de coordinar e impulsar los trabajos de la transposición de la Directiva debería haber abierto la convocatoria de audiencia pública en el mes de septiembre y esperamos que en las próximas semanas esta convocatoria sea efectiva». El motivo, según señaló el director de la Agencia Antifraude, es que esta Directiva «va a permitir dotar de protección a aquellas personas que denuncien hechos constitutivos de fraude y corrupción».