Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmelina Pla: "La eficiencia no solo se mide en dinero, sino en calidad asistencial"

"El modelo de reversión de Alzira ha funcionado, pero primero hay que analizar cómo está Torrevieja para tomar la mejor decisión"

Carmelina Pla.

Carmelina Pla.

La Conselleria de Sanidad defiende que quiere recuperar la concesión para equiparar la calidad asistencial a la que presta la sanidad pública directa. ¿Se atiende de forma distinta a los pacientes de Torrevieja?

Entendemos que la gestión integral de un departamento de salud es mejor desde lo público. No hablamos de que una empresa pueda tener más o menos beneficios, sino de que ese beneficio que se llevan las empresas no existe en la sanidad pública. Aquí no hay intereses accionariales que defender, sino que nos basamos en el bien público.

Ribera Salud esgrime un informe de la Sindicatura de Cuentas que indica que el Departamento es un 30 % más eficiente que la media y ahorra 45 millones a la Generalitat. ¿Cómo valora esa eficiencia?

Cuando hablamos de eficiencia no nos referimos solo a la variable económica, sino también a la eficiencia social, laboral y calidad asistencial. Ese informe hace comparaciones sin tener en cuenta diferencias importantes como por ejemplo la actividad de hospitales como el General de Alicante. Es lógico que tenga un mayor gasto un departamento que presta más atenciones y tiene más especialidades. Si la eficiencia se traduce en tener menos personal y más carga laboral, al final se produce un perjuicio tanto a trabajadores como a pacientes. Eso es algo que se está viendo con la pandemia, cómo afecta la falta de personal.

La concesionaria de Torrevieja promete invertir 40 millones de euros en infraestructuras y servicios si se le prorroga el contrato cinco años. ¿La conselleria puede garantizar la misma inversión?

Me sorprende la aseveración de la empresa cuando no ha invertido tanto dinero en cinco años nunca. La competencia de planificar las inversiones no es de una concesionaria ni de una empresa. Es la Conselleria la que determina, dónde, cómo y cuándo se necesitan ampliar servicios asistenciales. Lo que vamos a hacer es un estudio de todas las necesidades de los centros de salud y el hospital para hacer una buena planificación para acometer mejoras en base a criterios asistenciales y al plan de dignificación de la Sanidad. Se hará desde lo público y no como un anuncio de última hora porque se acaba una concesión. Se va a apostar por la tecnología para conseguir que los equipos de Torrevieja sean punteros y atiendan en condiciones de equidad con el resto de la Comunidad.

Las normas de reversión de la concesión limitan las contrataciones de personal sanitario en Torrevieja. ¿No resulta peligroso en plena pandemia?

Lo que impide es la contratación sin autorización previa de la Conselleria, que es la que va a asumir las riendas subrogando al personal. Eso no significa que no se vaya a autorizar, sino que las decisiones tienen que ser coparticipadas por la Conselleria. Cuando hay una necesidad y está justificada no se puede hacer otra cosa más que autorizar.

¿El modelo adoptado en Alzira tanto para la reversión como para la subrogación el personal funciona? ¿Se repetirá esa fórmula?

Es evidente que ha funcionado bien, pero no voy a defender que ese modelo se vaya a aplicar en Torrevieja porque no es correcto comparar dos departamentos sanitarios. Lo que hay que hacer primero es, a partir de las normas de reversión, obtener toda la información sobre cómo se está gestionando Torrevieja y con qué medios cuenta y a partir de ahí tomar decisiones en condiciones de seguridad jurídica. Lo anómalo es que un departamento sanitario esté gestionado por una empresa privada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats