Los 25.000 alumnos y alumnas que estudian en el campus de Vera de la Universitat Politècnica de València vuelven a clase a partir de hoy tras dos semanas de docencia online por el brote surgido en el colegio mayor Galileo Galilei, a raíz de una fiesta celebrada el sábado 26 de septiembre en sus instalaciones.

Así, el campus hoy va recuperando poco a poco el habitual ir y venir de jóvenes por sus instalaciones, lo que ya se ha podido observar a primera hora de la mañana. Sin grandes multitudes ni aglomeraciones, pues cabe recordar que la UPV ha ideado para este curso un sistema híbrido de enseñanza -que combina online y presencial-, poco antes de las 8:00 horas ya se han visto los primeros estudiantes, que se apresuraban para no llegar tarde a sus respectivas clases.

La UPV ha ideado para este curso un sistema híbrido de enseñanza que combina online y presencial

La mayoría de los consultados por Levante-EMV celebraban poder volver a clase y esperaban que la situación no se vuelva a repetir, pues la dificultad de algunos grados y másteres se incrementa si los temarios deben estudiarse desde casa, aunque una alumna sí valoraba que en la modalidad online, las lecciones de, profesorado quedan grabadas.

Además, también destaca la situación de aquellos que han iniciado sus estudios universitarios este curso,pues apenas habían ido a clase una semana en el mejor de los casos antes de que se suspendiera la presencialidad.

12

Los estudiantes de la UPV vuelven al campus de Vera tras el brote en el Galileo

Cabe recordar que no solo se suspendieron las clases presenciales en el campus de Vera -a decisión de la UPV y de acuerdo con las autoridades sanitarias-, sino toda actividad que conllevara la presencialidad del alumnado, por lo que tampoco podían acceder a las instalaciones deportivas ni a la biblioteca, por ejemplo. Y es que, el objetivo era reducir la movilidad del gran volumen de personas que conforman la comunidad universitaria de la Politècnica.

De hecho, "hasta nuevo aviso", las instalaciones deportivas permanecen cerradas y toda la actividad deportiva sigue suspendida, según informa la UPV.

Asimismo, a simple vista se puede observar en el campus la presencia del servicio de seguridad de la UPV, que este curso se ha incrementado