El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha trasladado a los agentes sociales la propuesta que planteará el gobierno autonómico en el Consejo Interterritorial de este jueves, para declarar el toque de queda en la Comunitat Valenciana durante la madrugada --de 0.00 a 6.00 horas-- hasta el 9 de diciembre, una situación que no afectará a los trabajadores del turno de noche. Así lo han indicado los representantes de UGT, CCOO y CEV en rueda de prensa tras mantener una reunión con Puig, donde les ha trasladado que llevará la petición al Consejo Interterritorial para declarar este toque de queda de 0.00 a 6.00 horas en toda España pero, en caso de que el resto de autonomías no lo acepten, buscará la fórmula para declararlo en la Comunitat Valenciana.

La idea es que el toque de queda dure hasta el 9 de diciembre para llegar a Navidad con unas cifras de contagios por coronavirus bajas que permitan compatibilizar una mayor movilidad de los ciudadanos para las fiestas.

El toque de queda que la Generalitat pide al Gobierno implantar en toda España impediría salir de casa desde las 00 horas y las 6 de la mañana

Según ha indicado el presidente de la patronal, Salvador Navarro, esta es la idea que les ha avanzado Puig aunque, en todo caso, su continuidad o no "dependerá de los resultados". En el supuesto contrario, están abiertos a plantearse "otro tipo de solución".

El líder de UGT PV, Ismael Sáez, ha apuntado que los agentes sociales ha asegurado que tienen coincidencia "plena" con la medida, con la que están de acuerdo y que les gustaría que fuera de carácter estatal, mientras que, por parte de CCOO, su secretario general, Arturo León, ha dicho que aunque la Comunitat Valenciana es una de las autonomías que presenta mejor situación epidemiológica "no conviene esperar a tener unos datos malos que obliguen a adoptar unas decisiones más drásticas".

Puig con Bonig en su reunión en el Palau de la Generalitat esta mañana Gva

La propuesta de Puig también contará con el respaldo de la síndica del PPCV, Isabel Bonig, aunque la responsable popular lo ha condicionado a tener más información y a que el presidente se comprometa a potenciar la sanidad, en concreto, la atención primaria y evitar el colapso.

Bonig, ha recordado que había pedido esta reunión urgente con el presidente, para tratar la situación actual y las soluciones y propuestas del Consell ante el agravamiento de la pandemia y el anuncio de que el Consell estudia pedir el toque de queda. "Nos parece bien que haya medidas" ha indicado si bien ha dicho no enteder el cambio de opinión del Consell ya que hace una semana en sede parlamentaria se aseguró que la Comunitat. "No entendíamos el cambio", ha indicado. En este sentido, preguntada por su posición, ha evitado dar un apoyo incondicional, pero ha precisado que el PP no se opondrá siempre y cuando haya información "veraz" y les proporcionen datos "científicos" de cómo está la situación. Bonig ha indicado que prefiere una decisión de ámbito nacional y ha lamentado que el Gobierno no haya hecho los deberes y no haya ejecutado una reforma de la normativa para dar instrumentos jurídicos para las comunidades puedan acutar de forma conjunta para evitar incertidumbre.

Bonig ha aprovechado para insistir ante el presidente que solucione el problema con los Mir y que "tome en serio la atención primaria para que no esté colapsada". Además, ha pedido el jefe del Consell que se replantee la reversión de Torrevieja, o al menos la deje en stand by para evitar indertidumbres en tanto en cuanto exista una situación de alerta sanitaria. También ha pedido realizar más test PCR.

El apoyo condicionado de Bonig rompe la tendencia de enfentamiento que hasta ahora había con Puig. Desde 2017 Bonig no se citaba a solas con Puig en el Palau, una reunión que ha calificado "tranquila".

Cantó tampoco se opone

Por su parte, el síndic de Ciudadanos (Cs) en Les Corts, Toni Cantó, ha pedido que el toque de queda que va a proponer la Generalitat en el Consejo Interterritorial de Sanidad sea "uniforme" en toda España y que se aplique por una decisión "técnica y no política". Además, ha solicitado medidas para apoyar a sectores como el ocio nocturno y de carácter sanitario.

Tras su reunión con Puig, Cantó ha trasladado un mensaje de "preocupación y responsabilidad" ante unas cifras de contagios que "comienzan a ser preocupantes". También ha pedido un "paraguas legal que garantice que no se va a sufrir una marcha atrás en la medida" que genere "descontrol y desconfianza en los ciudadanos, que ya no saben a qué atenerse".

El síndic ha insistido en pedir "criterios uniformes en toda España" y ha criticado la "falta de datos", como el hecho de que no se ofrezcan las cifras de contagios durante el fin de semana. "Ya es hora de una vez por todas que el Gobierno central y autonómico hagan sus deberes".

Cantó ha reprochado a Puig que la valenciana es "una de las comunidades autónomas que menos PCR hace, la mitad de la media nacional". Además, ha pedido "medidas para contratar profesionales sanitarios" en la línea de sus propuestas para apoyar los presupuestos de 2021, y también, de personal sanitario que pueda apoyar a las residencias de mayores, un sector que "puede volver a verse presionado".

Además, ha alertado de que estas medidas van a "hacer sufrir" de nuevo a la economía y la hostelería, y ha lamentado que el ocio nocturno se haya convertido en "un sector completamente en quiebra". "Las medidas de control que nos presentan tienen que venir acompañadas de medidas sanitarias y ayudas económicas para los sectores afectados", ha agregado.

"No es elegir entre salud y economía, es garantizar la salud y la economía. Los valencianos lo están pasando muy mal en una situación como la actual", ha afirmado, y ha pedido "garantizar la campaña de Navidad". "Si nos quedamos sin Navidad, el golpe será tremendo", ha agregado.

Preguntado sobre si apoyaría que el toque de queda se declarara solo en la Comunitat Valenciana, ha indicado que "no estaría en contra" siempre que "vaya acompañada, que esto no se trata solo de prohibir, sino de compensar aquellos que vean afectada su actividad, y mejorar las condiciones sanitarias".

Encuentro previo con Oltra y Dalmau

Además, Puig tiene previsto comer con los síndics de Compromís, PSPV y Unides Podem para comunicar oficialmente sus planes. Con anterioridad a esta ronda de contactos, Puig se había reunido con la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra y el vicepresidente segundo, Rubén Martínez Dalmau. Fuentes de la Generalitat precisaron que Puig también ha hablado telefónicamente con la portavoz de Vox, Ana Venga. El grupo de ultra derecha no había sido invitado al Palau de la Generalitat porque el criterio era convocar a los grupos que firmaron en agosto los pactos de reconstrucción.

Después del almuerzo el síndic de Compromís, Fran Ferri, ha defendido que esta medida no tiene "un alto impacto económico, pero si tendrá un buen impacto en la salud valencianos", ya que permitirá "salvar vidas", y ha destacado que no existe una "falsa dicotomía entre salud y economía".

La síndica de Unides Podem, Naiara Davó, ha indicado que, pese a que la Comunitat tiene mejores datos del virus que otras autonomías y países, hay que seguir tomando medidas para evitar contagios, y ha indicado que esta restricción de la movilidad es "acertada".

Incremento de quejas por ruido

Por su parte, el presidente de la FVMP, Rubén Alfaro, ha mostrado el apoyo a medidas como esta, que pueden evitar las consecuencias económicas de un cierre o confinamiento, y ha explicado que los policías locales han detectado que han bajado un 30 % las quejas de ruido en establecimiento público, el ocio regulado, y han subido un 50 % en viviendas y locales privados