Ecologistes en Acció del País València califica de «fracaso» las políticas de residuos de la Generalitat Valenciana porque el vertido sigue siendo el destino prioritario y su gestión está centrada en macroinstalaciones «ineficientes». Según el colectivo ambientalista, en 2019 se depositaron 1,3 millones de toneladas de residuos domésticos en los 12 vertederos activos de la Comunitat Valenciana, prácticamente la misma cantidad que en 2017, según ha destacado esta organización en un comunicado, que asegura que el horizonte es «el colapso del sistema».

La vida útil media de los 12 vertederos es de 5,3 años, aunque varios de ellos están en su fase final de vida (Xixona, El Campello, Dos Aguas, Pedralba) y ya se está tramitando la ampliación de los vertederos de Xixona, Dos Aguas y Pedralba, y en Onda y Villena se proyectan nuevos macrovertederos. Según los ecologistas, por los datos suministrados por la Conselleria de Transición Ecológica, a petición suya, la mayor parte de los residuos que van a vertederos son domésticos, comerciales o asimilables a domésticos y el resto son residuos industriales que se depositan en los dos vertederos privados que los acogen (Novelda-Lurima y Villena-Recimed).

De esos últimos residuos industriales destacan los residuos de demolición y construcción y los procedentes de las industrias del cuero y de la confección. El vertido de residuos sigue siendo el principal destino de los residuos y representa el 60 %, «muy lejos» del 35 % exigido por el Plan Estatal Marco de Residuos 2016-22 y del Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana, según Ecologistes.

Los vertederos que recibieron más residuos en 2019 fueron, por este orden, Dos Aguas, Alacant, Elx-Els Cremats, El Campello y Xixona. Para la organización ecologista, la gestión de los residuos en la Comunitat sigue siendo «enormemente insostenible» y los avances en la recogida selectiva y en el reciclaje son «totalmente insuficientes» para el cumplimiento de las normativas autonómicas, estatal y europeas.

Y añaden que hay «un incumplimiento» por parte de los responsables autonómicos en la publicidad activa respecto a los datos de la gestión de los residuos, dado que no publica puntualmente los datos de gestión de residuos domésticos y asimilables, lo más tarde el 1 de agosto del año posterior al año de cuyos datos se trate, exigido por esa normativa.