CC OO PV denunció ayer en un comunicado la «inaceptable situación de las dependencias y servicios policiales de extranjería dependientes del Ministerio de Interior», además criticó la imposibilidad de obtener una cita para realizar trámites «lo que está dando lugar a un mercado clandestino de compraventa de citas por circuitos completamente ilegales, aprovechando la desesperación de las personas».

El sindicato recordó a Delegación del Gobierno la necesidad de iniciar un plan de choque para aligerar los procedimientos de extranjería, algo que ya anunció la delegada del Gobierno en la Comunitat, Gloria Calero, el pasado mes de septiembre, pero que todavía no se ha puesto en marcha.

Así, CC OO lamentó que los problemas para conseguir cita, tanto en Alicante como en València, han ido agravándose desde finales del año 2019. Aseguraron que, desde este mes de marzo «es totalmente imposible», sobre todo en aquellas funciones que dependen del Ministerio del Interior, como la tramitación de citas para el estampillado de huellas o la obtención de las tarjetas que documentan las correspondientes autorizaciones.

Sin identificar

La secretaria de Migraciones de CC OO PV, Isabel Barrajón, que se reunió con el subdelegado del Gobierno, Rafael Rubio, le transmitió, además que le resultaba «inadmisible que una Administración no ponga los medios adecuados para solventar situaciones que en el País Valenciano, son ya extremas e inadmisibles».

Además, Barrajón recordó que de esas tramitaciones depende «el estatuto de legalidad de miles de personas en nuestra autonomía y por ende, el ejercicio de derechos fundamentales, así como el acceso a la sanidad y la reagrupación familiar». La responsable de migraciones señaló, por otro lado, que la tarjeta de identificación impide en la práctica a las personas afectadas tener una cuenta corriente, viajar a otro país o incluso conseguir un empleo.

Rechazo al CIE

Por último, desde CC OO PV aprovecharon para reiterar su rechazo frontal a la reapertura del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores por ser un espacio «incompatible desde el punto de vista de la salud, la dignidad y el respeto a los derechos humanos». Además, pidió que se priorizara la salud de migrantes y trabajadores que prestan servicio en el centro de internamiento.