Varios hospitales de la Comunitat Valenciana han empezado a suspender o a restringir las intervenciones quirúrgicas programadas —aquellas que no son urgentes y que necesitan que el pacientes ingrese en una cama— por el repunte de ingresos de enfermos covid-19 que se está registrando desde hace una semana. La cifra volvió a subir ayer a los 766 ingresados, 117 de ellos en la UCI, casi el doble de los que había a principios de mes. Así se decidió ayer, por ejemplo, en el Hospital Clínico de València en el que, con 81 enfermos covid-19 ingresados (10 de ellos en la UCI), la presión se ha cuadriplicado en apenas una semana, según confirmaron ayer fuentes sindicales.

La decisión supone que todas las intervenciones quirúrgicas que estaban programadas y que necesitaban que el paciente ingresara han quedado suspendido hasta nueva orden para facilitar disponer de todas las camas posibles ya que la presión en puertas de Urgencias también estaba subiendo. Eso sí, se mantienen las operaciones de urgencia o prioritarias como las de cáncer y se mantienen todas aquellas consideradas «menores» aunque no sean prioritarias y que pueden resolverse a través del hospital de día sin ocupar cama.

En el Clínico, la mayoría de pacientes están ingresados en Medicina Interna aunque también están repartidos en las salas de Neumología, Traumatología, Hematología y Digestivo. Por ahora, las salas que se reservaron en agosto en previsión de un repunte están «aguantando» este primer incremento de ingresos aunque sí es cierto que el centro, hasta que no se complete la ampliación que lleva años pendiente, tiene poco «pulmón» para asumir pacientes. Esto hace que todos los años tenga problemas de saturación cuando llega la gripe.

En el Hospital de Elx también han tomado la misma senda aunque han optado, primero, por disminuir estas operaciones programadas pero no se han suspendido totalmente mientras se mantienen con normalidad las que no necesitan una cama de hospital. En el centro ilicitano tenían a fecha del pasado lunes 30 personas ingresadas con covid-19, 6 en la UCI.

La situación límite de estos dos centros no se da, sin embargo, en el resto, que están viendo aumentar los ingresos pero sin excesivas tensiones, por ahora, en sus salas de hospitalización. En el hospital La Fe, por ejemplo, los ingresos han subido. A fecha del pasado viernes había 56 pacientes en planta y otros 8 en UCI, pero allí precisamente la reserva de salas que se hizo en un primer momento es suficientemente amplia y se puede ampliar a cinco salas de hospitalización completa, además de que se cuenta con el hospital de campaña, aún por «estrenar», por lo que no es necesario adoptar todavía esta medida.

De forma global, las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, apuntan a que los ingresados por covid-19 en toda la C. Valenciana apenas están requiriendo el 7 % del total de camas hospitalarias y el 12,62 % de todas las plazas UCI pero estas medias suponen que hay centros más cerca de la saturación que otros, que están trabajando con una presión mucho más baja. Sucede lo mismo con las plazas UCI, mientras en unos hospitales la ocupación covid-19 es relativamente baja en otros han empezado a utilizar las camas extra que se habilitaron tras la primera ola en áreas como reanimación.

Los datos diarios no dejaron ayer lugar a dudas: la tendencia se ha revertido y la pandemia vuelve a ir de subida en la Comunitat Valenciana. La Conselleria de Sanidad notificó ayer otros 1.060 nuevos casos positivos de coronavirus (detectados vía PCR o test de antígenos), una cifra que se superó el martes con la cifra histórica de 1.318 nuevos contagios detectados. Según la distribución territorial, más de la mitad se han localizado en la provincia de Valencia, 538, mientras que el resto son 437 nuevos casos en Alicante y 85 en la provincia de Castelló.

Las cifras de nuevos brotes detectados también están marcando máximos, además de forma sostenida, esta semana. Ayer desde Sanidad registraron otros 49 brotes con 199 personas vinculadas, el más importante uno en Quart de Poblet con 12 casos relacionados y, de nuevo el origen social en el contagio.

43 focos de 49 de origen social

De hecho, salvo un brote de origen educativo en Cheste y cinco de origen laboral, el resto de focos encontrados, 43, son todos de origen social, por lo que los contagios se han dado en el entorno de quedadas con familia o amigos, por ejemplo.

La cifra de altas sigue siendo elevada, 679 se dieron ayer, pero el aumento de casos está haciendo que los casos activos, es decir, el número de personas que en estos momentos están enfermas siga subiendo. Son ahora mismo 7.109 casos, el 11,37 % del total de positivos registrados desde el principio de la pandemia. Por otro lado, a más contagios y más ingresos, siguen subiendo las víctimas de la covid-19. Ayer, el cómputo oficial de víctimas sumó otros 10 fallecidos, con lo que la lista oficial sube a 1.753 personas. Los fallecidos eran seis de la provincia de Valencia y cuatro de la de Alicante y, al menos cuatro de ellos vivían en alguna residencia de mayores de la C. valenciana en las que ayer se detectaron nuevos casos 10 entre residentes y otros 17 entre trabajadores.

El número total de pruebas llevadas a cabo para la detección del coronavirus asciende a 1.290.827, de las que 1.135.620 han sido a través de PCR y 155.207 mediante test rápido.

Los casos vuelven a dispararse con 1.060 positivos más y otras 10 víctimas

El nuevo programa de productividad para la Atención Primaria, que permitirá a los profesionales pedir hacer horas extras pagadas fuera de su horario habitual para desatascar la situación de los centros de salud, entra hoy en vigor tras su publicación en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana. La Conselleria de Sanidad ha dispuesto 4 millones de presupuesto para esta especie de autoconcierto en centros de salud de aquí a finales de año. Los médicos y pediatras cobrarán 180 euros por cada módulo de 5 horas que hagan de más y 117 el personal de Enfermería.