La sección cuarta de la Audiencia Provincial de València ha ordenado seguir la causa contra el director general de Política Lingüística de la Generalitat, Rubén Trenzano, tras desestimar el recurso que este presentó contra su procesamiento. El órgano judicial también desestima el recurso del ministerio fiscal y confirma el auto de procesamiento.

La decisión supone de facto la apertura de juicio oral contra el alto cargo por el caso de las ayudas al valenciano. La decisión la adopta con el apoyo solo del PP, que fue quien denunció el caso, ya que la Fiscalía se pronunció en contra del procesamiento.

Trenzano se ve afectado así en un asunto en el que los populares apuntan contra las ayudas recibidas por las empresas de Francis Puig, hermano del president de la Generalitat. La acusación contra el director general es por un presunto delito de falsedad en documento público.

Trenzano cuenta con el respaldo del conseller Vicent Marzà y del Gobierno valenciano, a pesar de que tendrá que sentarse en el banquillo.

El argumento del Consell para mantener su apoyo es que la apertura de juicio oral es únicamente por firmar una carta elaborada por un funcionario de la dirección general como contestación parlamentaria a una diputada del PP. En ella afirmaba que se había realizado el control a las subvenciones concedidas.

Sin embargo, la dirección general aprobó después un «plan de control» de las ayudas. Trenzano y el conseller explicaron en su momento que se trataba de una medida especial para garantizar el buen uso de unas ayudas que previamente habían pasado por las medidas de vigilancia rutinarias. El Consell entiende así que al director general no se le acusa de corrupción ni por haber robado ni por financiación ilegal ni por trato de favor. «El asunto no afecta a euro alguno de los fondos públicos. Se le acusa por no haber sido supuestamente preciso en una carta, el contenido de la cual fue validada por los técnicos», aseguran fuentes de la Generalitat para sostener el respaldo a Trenzano.

La Administración defiende que el proceso contra el director general es el resultado de una denuncia «política, partidista e infundada». Esta, agregan, «no puede ser que aparte a una persona honesta».

La apertura de juicio oral es el paso final después de que el juzgado ratificara en agosto pasado el procesamiento al rechazar el recurso de la defensa.

Respaldo total del Bloc

El Bloc manifestó, por su parte, su apoyo «absoluto» al alto cargo. Respaldo personal y político, expresaron fuentes de la formación, a la labor de Trenzano. El partido alega que es objeto de una denuncia política «malintencionada» y se declara sorprendido por la decisión.