La empresa valenciana Inaltech, dedicada al desarrollo de aparatos que puedan ser empleados para la medición y detección del coronavirus así como la desinfección con ozono y rayos ultravioleta, amplía el alcance internacional de sus productos con un acuerdo cerrado recientemente con Guinea Ecuatorial.

Asimismo, se encuentra en conversaciones con una mina de Cuba y, en el ámbito español, ha abierto negociaciones con varios supermercados y tiendas para poder aplicar sus propuestas.

El primer aparato que desarrolló la empresa fue una cabina de ozono para desinfección con agua ozonizada. A esta innovación han incorporado también un control térmico al ver la «necesidad» de dar una medición de temperatura in situ.

El arco de medición de temperatura «completo» integra varias fases en la prevención. «A dos o tres metros de distancia se puede medir la temperatura, si es la correcta, aparecerá una luz verde. Si hay más grados de temperatura corporal, una luz roja hace visible un posible episodio de fiebre, uno de los síntomas más comunes del coronavirus entre la población», explican.