El exvicepresidente de la Diputación de València y exalcalde de Manises, Enrique Crespo, ha insistido en defender su inocencia sobre la trama de facturas falsas que permitió el saqueo de 23,5 millones de euros de la depuradora de Pinedo, según la sentencia de la Audiencia de València que confirmó el Tribunal Supremo el pasado 9 de octubre. Crespo se ha vuelto a sentar hoy en el banquillo de los acusados junto al gerente de Emarsa, Esteban Cuesta, y el empresario Jorge Ignacio Roca Samper, en el juicio por el presunto delito contra la Hacienda Pública supuestamente cometido por ambos gestores de Emarsa, Crespo y Cuesta, ambos condenados en sentencia firme por el saqueo de la depuradora de Pinedo y el “facturero” que emitía las facturas falsas, Roca Samper.

La vista se ha celebrado finalmente en el Juzgado de lo Penal 6 de València, a pesar de los intentos de las defensas por suspender la vista al considerar “cosa juzgada” y sentenciada por el Tribunal Supremo el fraude tributario.

El abogado de Enrique Crespo, Jose Antonio Choclán, ha defendido que el fraude del IVA entre 2006 y 2009 que se va a juzgar fue “un acto necesario para dar apariencia a la malversación” que ya ha sido juzgada por la Audiencia de València y ratificada por el Supremo, por lo que no se puede volver a juzgar por lo mismo al expresidente de Emarsa, Enrique Crespo, y a los otros dos acusados en esta pieza, Cuesta y Roca Samper. “Se pretende que paguen dos veces”, ha defendido Choclán, petición a la que se han adherido las defensas de Cuesta y Roca, pero también la de la Emshi (Entidad metropolitana de servicios hidráulicos) a quien, como heredera de la empresa Emarsa, la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) reclama, a través de la Abogacía del Estado, el pago de 1,3 millones por el IVA reintegrado a Emarsa, por las facturas falsas emitidas por Roca.

La abogada de la Emshi ha lamentado el “afán recaudatorio y desmedido” de la Hacienda Pública al intentar “cobrar por tres vías: las facturas del IVA que ya pagamos, el expediente sancionador administrativo y ahora en sede penal” cuando, defendió, “la Emshi ha sido la víctimas en esta historia a la que se saquearon 23,5 millones de euros”.

Crespo, que sólo ha respondido a las preguntas de su abogado, ha insistido en defender que “nunca tuve conocimiento personal, ni siquiera sabía que existía” ni la trama orquestada por Roca Samper en connivencia, insinuó, con Cuesta y el resto de empresarios condenados en la trama.

Por el contrario, el empresario Jorge Ignacio Roca Samper, ha admitido todos los hechos, y ha asegurado en su declaración que él, en nombre de sus empresas, “no ingresaba el IVA porque era mi sueldo”. El juicio continuará durante toda la semana hasta el próximo jueves.