Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El listón electoral ancla al bipartito

La continuidad de la barrera del 5% no sería un drama para el Botànic aunque Unides Podemos no llegara ya que PSPV y Compromìs sumarían mayoría absoluta - Sin Ciudadanos, el PP y Vox crecerían pero no alcanzarían los 50 escaños

El vicepresidente del Consell, Martínez Dalmau, y Toni Cantó, en las Corts. | EFE/MANUEL BRUQUE

El vicepresidente del Consell, Martínez Dalmau, y Toni Cantó, en las Corts. | EFE/MANUEL BRUQUE

La reforma de la ley electoral valenciana se encuentra ya en la bandeja de salida de las Corts y, aunque el texto está pendiente de algunos flecos relativos al reparto de escaño entre provincias, el acuerdo entre el tripartito y Ciudadanos está prácticamente cerrado. Dado el interés (ahora sí) del partido que lidera en la Comunitat Valenciana Toni Cantó en la rebaja del listón electoral para entrar en el parlamento valenciano difícilmente el consenso logrado sin grandes tensiones saltará por los aires.

Sin embargo, si fuera así, y las próximas elecciones autonómicas siguieran celebrándose bajo el paraguas de la actual ley, un eventual pinchazo de Ciudadanos y Unides Podem (las formaciones que en las últimas elecciones generales más acusaron en votos el desgaste) no tendría por qué cambiar el color político del Palau de la Generalitat. Desde luego, no sería una amenaza para el bipartito. ya que sin la muleta de Unides Podem, Compromís y PSPV resistirían el envite de las urnas y podrían seguir gobernando en coalición. Una circunstancia que no habría sido posible en 2015, en la que Compromís y PSPV gobernaron en solitario, pero con el apoyo del partido de Pablo Iglesias.

Estos son al menos los cálculos que se barajan en ámbitos políticos de la izquierda coincidiendo en el tiempo con el rescate de una reforma de la ley electoral que quedó encima de la mesa la legislatura pasada ante la imposibililidad de lograr consensos suficientes. Cabe recordar que la pasada legislatura Ciudadanos se resistió a apoyar una ley cuyo principal novedad era la rebaja de la barrera electoral del 5 al 3%, algo que en ese momento no fue objeto de preocupación para un partido que incluso soñaba con dar el sorpaso al PP y que incluso estuvo a punto de lograrlo.

Estos cálculos apuntan a que el descalabro de Ciudadanos sería rentabilizado sobre todo por el PP, que podría recuperar hasta once escaños, y en menor medida por la ultraderecha que se haría fuerte con un grupo que podría alcanzar los 16 diputados.

Aunque en política dos años son una eternidad y el escenario político y partidista es voluble, la proyección de escaños está basada en un escenario en que tanto Ciudadanos como Unides Podem se quedaran por debajo del 5%, lo que implicaría el reparto de estos votos con el resto de fuerzas que sí superaran esa barrera. El punto de partida son los votos y los porcentajes obtenidos las últimas elecciones con una previsión de participación del 71%. El resultado estimado según estos cálculos es un parlamento en el que PSPV y Compromís se garantizarían la mayoría absoluta con 53 escaños, 32 escaños para los socialitas y 17 para Compromís. Pese a la subida de la derecha, la suma de diputados y diputadas no serían suficiente y la izquierda seguiría en la Generalitat, aunque sin Unides Podemos.

Así las cosas, y siempre con este escenario, la reforma electoral interesaría sobre todo a Ciudadanos y Unides Podemos y no sería una urgencia para el PSPV y Compromis. No obstante, la encuesta publicada por este diario el pasado 9 d’Octubre no vaticinana un descalabro de ambas formaciones que les hiciera salir de les Corts. Unides Podem resistiría con un 9,9% de los votos y con nueve escaños, incluso uno más que el grupo actual, mientras que Ciudadanos, con un 7,5% de los votos, bajaría de los 18 escaños actuales a 7, pero con colchón suficiente.

Las claves:

La izquierda

Socialistas y Compromis rentabilizarían la marcha de Unides Podemos

La hipotética no entrada de Unides Podem en las Corts sería rentabilizada por el PSPV, que ganaría cinco escaños y Compromís, que con un porcentaje de 19% de votos obtendría cuatro escaños más.


El reparto del voto de C's

El PP recuperaría once escaños y Vox subiría 6

El voto ciudadano que se perdería si no se alcanzara el 5% beneficiaría sobre todo al PP, un partido que podría recuperar hasta 30 escaños, aunque insuficiente para regresar a la Generalitat. Vox también se reforzaría.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats