Los hospitales valencianos están preparando nuevas salas y áreas donde acoger a más enfermos covid-19 después de aumentar significativamente en la última semana la cifra de pacientes que necesitan ingresar. Los centros ya habían activado sus planes de contingencia covid-19 entre finales de agosto y principios de septiembre, cuando los contagios empezaban a repuntar pero ahora, con la escalada de ingresos, las previsiones se han visto ya desbordadas en varios centros, que están ya preparando nuevos espacios.

Es el caso, por ejemplo, del Hospital de Sagunt. Según fuentes sindicales, se está preparando ya el gimnasio de rehabilitación por si fuera necesario volver a utilizarlo como zona de ingreso alternativa, y también se ha previsto destinar personal a las camas de la Unidad de Recuperación Postanestésica (URPA), por si deben funcionar como segunda UCI, porque allí son ya 10 las personas en cuidados intensivos solo por covid-19. En el Hospital General de Alicante también estaban «reestructurando servicios» según las mismas fuentes porque la UCI estaba ocupada —por covid-19 y otras patologías— y se tenían que prever más camas. Allí las tres plantas reservadas para enfermos covid «están llenas». En València capital, uno de los hospitales más afectados por el repunte de ingresos en el Clínico, que ayer tenía 106 pacientes covid-19, 8 en UCI, cuando el pasado día 22 eran 81 y solo 20 hace algo más de una semana. Como medida general, desde Sanidad se ha pedido no programar más operaciones no urgentes que necesiten ingresar al paciente, sea cual sea la situación del hospital.

Ha sido en la última semana cuando se ha notado especialmente el aumento de la presión asistencial, aunque en los días previos no se había registrado ningún repunte especial de nuevos contagios, lo que sugiere, según los expertos, que la presencia del virus podría haber sido mayor a lo detectado por el sistema. Según la Conselleria de Sanidad, ayer había en hospitales 1.005 pacientes covid-19, 137 de ellos en alguna UCI, son un 51 % más que hace solo una semana y un 150 % más que a principios de mes. Los ingresos en UCI suben también aunque no al mismo ritmo: se han duplicado desde principios de mes y en una semana el aumento ronda el 30 %. Con todo, las cifras apuntan a una tendencia que no tiene visos de parar, sobre todo porque los contagios se han acelerado y todos los nuevos positivos detectados ahora (356 ayer, una cifra baja condicionada por el efecto fin de semana), en cuestión de unos días, pueden convertirse en ingresos en hospitales por la mala evolución de la enfermedad.

La cifra de ingresos ha subido tan rápidamente que los hospitalizados suponen ya casi la mitad del máximo que se registró en los peores días de la pandemia, fueron 2.189 el 29 de marzo cuando solo hace unos días, suponían un tercio de ese máximo marcado en la primera ola.

Casi en el nivel 3 de alerta

Los registros oficiales del Ministerio de Sanidad dan cuenta también de este aumento: los pacientes covid-19 ocupan ya un 9,42 % del total de camas de hospital y un 13,99 % del total de camas UCI. Ambos parámetros se acercan peligrosamente a los valores consensuados entre todas la comunidades para considerar que, junto a la incidencia acumulada —que ya está en 171 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días— la Comunitat Valenciana está en nivel de alerta 3 o de riesgo alto y que conllevaría restricciones más severas, extremo sobre el que el Consell no se ha pronunciado todavía.

La escalada de ingresos sigue, y también la de fallecidos. Ayer se registraron otras 11 víctimas con lo que el cuenteo oficial sube a 1.775 fallecidos, 132 solo en lo que llevamos de mes. Al menos dos de ellos vivían en algún centro de mayores. Sanidad notificó ayer otros 47 brotes.

El Atalanta-Valencia fue crucial en la entrada del virus en febrero

El SARS-CoV-2 entró en España a finales de febrero por múltiples puntos, al menos a través de medio centenar de introducciones. Algunos no tuvieron «éxito» pero otros sí. Entre estos últimas están los contagios relacionados con el partido de la Champions del Atalanta-Valencia del 20 de febrero, que tuvieron un papel destacado en que el virus «cuajara» en España y se convirtiera en epidemia. Es una de las conclusiones a las que ha llegado el consorcio SeqCovid-Spain y que está secuenciando los genomas de muestras del virus de toda España para intentar seguirle la pista al coronavirus y saber cómo entró y cómo se dispersó. Según los investigadores Iñaki Comas, del Instituto de Biomedicina de Valencia, IBV-CSIC; la viróloga Mireia Coscolla y Fernando González Candelas, de Fisabio, hubo un genotipo del virus en concreto (de linaje chino) que tuvo especial éxito en la primera ola, generó el 60 % de los contagios estudiados. Una de las vías de entrada al país fue Valencia por el partido de fútbol. Después necesitó de eventos superdispersadores como un funeral en Vitoria y dela movilidad de aquellos días.