Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

La institución modera

Los presidentes ejercen cada vez más ese papel y no el de voceros de un partido

Europa es un factor de urbanidad. No se recuerda conferencia de presidentes autonómicos tan organizada y puntual como la de ayer. Observaba el ambiente la presidenta de la Comisión Europea y, para no someterla a plañideros lamentos de mandatarios regionales españoles, en la pantalla de la videoconferencia apareció por primera vez un marcador de tiempo. Cinco minutos para cada uno. Casi todos cumplieron. 

La conferencia se ha convertido asimismo en un factor de moderación. Los responsables autonómicos usan cada vez menos la plataforma para la trinchera política. La batalla partidista queda para las salas de prensa. El presidente gallego cuestionó el toque de queda ante los periodistas, pero no se salió del redil ante Von der Leyen y el resto de homólogos. Tampoco lo hizo Isabel Díaz Ayuso. La presidenta madrileña es la que suele ir por los márgenes en estos encuentros, pero no fue así ayer. El tema eran los fondos para la reconstrucción, como la presidenta comunitaria les recordó, y no proliferaron aportaciones partidistas, que se han ido atenuando a medida que se institucionalizaba el pilar más visible del Estado compartido. Los presidentes ejercen de lo suyo. Alguno baja a la prehistoria local; otro, al hospital comarcal falto de recursos. Caso aparte es Cataluña, pero zanjado el mitin en inglés sobre «Freedom for Catalonia» y el referéndum, Pere Aragonés se centró en la cuestión de las ayudas europeas. Como uno más en un mundo federal.

Compartir el artículo

stats