Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No supe que mi madre tenía covid hasta que pedí su traslado"

Familiares de la residencia del Puig en la que afloraron más de 130 contagios censuran la falta de información y se quejan del trato a los usuarios

Trabajos de  desinfección en la residencia del Puig tras el brote notificado el 8 de octubre. | DANIEL TORTAJADA

Trabajos de desinfección en la residencia del Puig tras el brote notificado el 8 de octubre. | DANIEL TORTAJADA

Veinte días después de que la Conselleria de Sanidad tomara la decisión de intervenir la residencia de mayores del Puig de Santa María (l’Horta Nord) como consecuencia de un brote que alcanzó los 130 positivos entre usuarios y trabajadores, las quejas y reclamaciones de los familiares por la falta de información sobre la gestión de la crisis por parte del centro siguen sucediéndose.

«Me llevé la sorpresa de que mi madre había dado positivo cuando me puse a rellenar los papeles para sacarla de la residencia. Primero le restaron importancia y me dijeron que estaba asintomática, pero ahora está en el hospital», relata Loli Rodríguez, que vive con «impotencia y rabia» la situación después de haber perdido ya a su padre en el mismo geriátrico, en abril del año pasado. «Nos vemos con las manos atadas», apostilla.

La afectada lamenta las dificultades para encontrar respuesta sobre el estado de su madre en las últimas semanas tras muchas llamadas telefónicas en un escenario de «desbarajuste» que ha desbordado al centro. «La mandaron al hospital, luego la devolvieron a la residencia y a los dos días de nuevo la ingresaron porque había empeorado. Le había dado un pequeño infarto», señala Loli sobre su madre, que tiene 79 años y problemas de movilidad, pese a que sus capacidades psíquicas son buenas. «Hablé con ella por teléfono y me dijo que no le habían dado toda la medicación que tenía pautada. Intenté hablar con el médico, pero no hubo forma, hasta que envié un correo electrónico y por la tarde conseguí que se la dieran. Otro día mi madre me llamó para decirme que no le habían cambiado ni levantado de la cama y que se había orinado encima», prosigue.

La semana pasada, la Fiscalía abrió diligencias de investigación civil y reclamó documentación a la residencia del Puig, en la que el 8 de octubre se notificaron alrededor de un centenar de contagios entre residentes (de un total de 124 plazas) y 33 entre el personal: el segundo brote más grande en un geriátrico valenciano. Al menos 14 positivos tuvieron que ser hospitalizados.

También la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas incoó un expediente informativo. «No han gestionado bien la situación para que se haya descontrolado tanto. ¿No detectaron un solo síntoma para poner en aislamiento a los internos?», se preguntaba otra familiar que tiene a su madre de 62 años en el centro, tras conocerse los contagios. «En algún momento ha debido fallar el protocolo tan estricto que decían que llevaban», agrega.

Medicación incompleta

Loli Rodríguez tampoco entiende la expansión tan rápida del virus, teniendo en cuenta que las restricciones a la hora de visitar a los usuarios antes del brote eran muy grandes y solo se permitía verlos una vez al mes y a través de las rejas exteriores del complejo.

«En un determinado momento a mi madre se le rompió la silla de ruedas y para ir a arreglársela hubo muchas complicaciones. Lo mismo pasó cuando quisimos llevarle unas gafas nuevas», recuerda la afectada, antes de indicar que su madre pasó 15 días en aislamiento porque, según la residencia, le había dado dos besos a una acompañante de su hija, algo que ésta niega.

«Cada vez que hemos sacado a mi madre hemos tenido que insistir en el tema de la medicación. Una vez me la llevé de viaje cinco días y al último ya no le quedaba nada», ahonda Loli, que baraja presentar una denuncia como hizo cuando falleció su padre en el centro. «Había fármacos que no se le pautaban por olvido, la medicación estaba incompleta varias veces», sostiene, apuntando a los «cambios constantes en la plantilla de personal». «Por eso lo que más nos urge ahora mismo es que mi madre supere la enfermedad y nos concedan el traslado para sacarla de ahí. Tenemos una desconfianza y una rabia tremendas», zanja.

Las residencias con positivos se multiplican por dos en una semana

El martes 20 de octubre, apenas 21 residencias de mayores se mantenían con algún caso positivo de coronavirus en su interior después de varias semanas de bajadas constantes en el número de contagios. Siete días más tarde, sin embargo, el panorama ha cambiado notablemente. La última actualización de datos notificada por la Conselleria de Sanidad, elevó ayer a 40 la cifra de geriátricos en los que se han detectado casos activos con el virus, el doble que hace solo una semana.

El incremento es similar al que se registró en el mes de agosto, cuando las residencias volvieron a convertirse en uno de los puntos críticos de la transmisión del coronavirus. Las fuertes medidas de control y el refuerzo de los protocolos habían conseguido reducir considerablemente la incidencia del virus en estos centros, hasta el punto de que en las dos últimas semanas de septiembre el número de residencias con casos activos (27) cayó un 28%, una tendencia que siguió manifestándose en las primeras semanas de octubre pero que se ha roto en los últimos días. Solo el viernes se sumaron seis centros más a la lista y ayer, otros cuatro. Durante el último fin de semana se detectaron tres residentes y seis trabajadores positivos nuevos, además de dos usuarios fallecidos entre las 11 víctimas del coronavirus contabilizadas en todo el territorio. El viernes pasado hubo 27 infectados más.

Las residencias de la provincia de València siguen siendo con diferencia las más golpeadas por el virus: un total de 24 se mantienen con casos en su seno, el doble que en la provincia de Alicante (con 11) y 19 más que en la de Castelló (con solo 5 geriátricos afectados). La cifra de residencias intervenidas por la Conselleria de Sanidad en la C. Valenciana, en cambio, se mantiene estable, con un total de siete: una en la provincia de Castelló, una en la provincia de Alicante y cinco en la de València. A estas, sin embargo, podría sumarse en las próximas horas el geriátrico de l’Alcúdia de Crespins, donde se han detectado varios contagios. Además, hay seis centros de diversidad funcional con casos positivos en la C. Valenciana: dos en la provincia de Castellón y cuatro en la provincia de Valencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats