En pleno debate sobre la necesidad de aumentar la recaudación y de perseguir la fuga de capitales a otras comunidades, el PSPV ha recabado hoy en las Corts el apoyo de todos los grupos -excepto Vox- con su iniciativa para dotar de más fondos a la Agencia Tributaria Valenciana y al Observatorio Fiscal.

El diputado socialista José Muñoz ha pedido una Agencia Tributaria valenciana "potente" porque, a su juicio, este organismo se ha convertido en "un emento fundamental para combatir el fraude fiscal, para perseguir a aquellos que cambian domicilio fiscal por el dumping fiscal y para generar un sistema fiscal más justo y progresivo".

Los socialistas han aceptado incorporar una enmienda de Ciudadanos que suavizaba el carácter reivindicativo de su proposición no de ley. La diputada Ruth Merino veía un "marcado carácter federal" en el texto original porque arrogaba más competencias a la Agencia valenciana. También ha censurado que el mantra de la competencia desleal de la Comunidad Madrid "solo genera odio enfrentando a los ciudadanos de las comunidades", por lo que ha pedido correcciones en el documento inicial para apoyarlo. Igualmente, ha abogado por elaborar un studio previo "para saber qué hace falta" en la Agencia Tributaria valenciana.

Unides Podem ha incluido otras tres enmiendas que instan a elaborar un estudio del fraude fiscal en la C. Valenciana y una calendarización para reducirlo, así como a incrementar la plantilla de la Agencia Valenciana y a crear una base de datos fiscal armonizada con el conjunto del Estado para tener acceso a toda la información tributaria. El diputado morado Ferran Martínez ha tenido un fuerte rifirrafe con Toni Cantó, al que ha acusado de alentar la fuga de grandes patrimonios de la C. Valenciana a otras autonomías. Cantó, muy molesto, ha pedido que se retirara del acta este reproche por entender que se le estaba atribuyendo un delito por algo que, según éste, no había dicho. El presidente de las Corts, Enric Morera, ha aceptado retirar estas expresiones al considerarlas ofensivas.

El PP también ha apoyado la iniciativa del PSPV a pesar de que su enmienda no se ha aprobado. El diputado Rubén Ibáñez ha justificado su sí porque, a su juicio, la propuesta socialista "es una enmienda a la totalidad de la gestión del conseller Vicent Soler". "Todo lo que sea contradecir al conseller Soler es positivo para la C. Valenciana, por lo que votaremos a favor", ha dicho, pese a afirmar que de los 20 millones de presupuesto de la Agencia Tributaria en el último año solo se han ejecutado la mitad de fondos. Muñoz ha respondido que el texto no es una enmienda a Soler, "sino un apoyo y reforzamiento a su trabajo".

Pese a prosperar la propuesta, el debate se ha centrado en el dumping fiscal de Madrid y en la subida de impuestos a los ricos, dos cuestiones rechazadas con ahínco tanto por Cs como por el PP. El socialista José Muñoz ha aplaudido la subida a rentas altas y muy altas del Gobierno y ha denunciado que la "bajada generalizada de impuestos en otras comunidades, como es el caso sangrante de Madrid, genera una deslocalización de grandes patrimonios". El popular Ibñañez ha negado que exista dumping fiscal, aunque se ha mostrado de acuerdo con la necesidad de un aumento sustancial del presupuesto y personal de la Agencia Tributaria Valenciana y ha pedido que las retribuciones de la plantilla se asimilen a las de la Agencia Tributaria estatal.

La portavoz adjunta de Compromís, Aitana Mas, también ha defendido que hay que fortalecer el organismo valenciano para mejorar en la redistribución de la renta y generar más igualdad. "Hemos de minar los intentos de estafar a las autoridades valencianas", ha zanjado.