Cinco miembros de la Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS) de la Policía Local de València han dado positivo en covid 19 después de participar en un almuerzo entre compañeros. Este brote ha obligado, además, a guardar cuarentena a otros 36 agentes que habían estado en contacto con alguno de ellos, una situación que ha obligado a la jefatura de la Policía Local a enviar una nueva circular en la que recuerda a los agentes que deben ser tan exigentes en lo privado como en lo profesional.

Según ha podido saber este periódico, el contagio se produjo la semana pasada en un almuerzo de cinco compañeros pertenecientes al equipo UCOS que se encarga de vigilar los mercadillos ambulantes. Al parecer, en ese almuerzo se contagiaron los cinco y eso obligó, consecuentemente, a poner en marcha el protocolo habitual en estos casos, buscando a todas las personas, de esta unidad o de otras, que hubieran tenido contacto con alguno de los afectados.

Al final, han sido 36 las personas aisladas y en cuarentena, lo que totaliza más de cuarenta agentes fuera de servicio.

El brote se produce, según fuentes policiales, después de que la jefatura del cuerpo haya emitido varias circulares advirtiendo de la necesidad de ser igualmente exigentes en el campo personal como en el profesional. «No es posible que se haga un gran trabajo mientras se está de servicio y luego nos relajemos con los amigos», dijeron las fuentes.

Hasta ahora, en la Policía Local de València, que tiene 1.500 agentes, se han contabilizado 15 positivos, incluidos estos últimos 5. Y solo uno de ellos se ha contagiado en el trabajo, dijeron las fuentes.

En cualquier caso, todos los sindicatos policiales pidieron ayer al equipo de Gobierno información sobre la situación en la Policía Local y sobre las medidas tomadas para evitar la expansión del virus. Piden, así mismo, que se hagan pruebas a los agentes, que se refuerce la limpieza y se desinfecten despachos y vehículos.