El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible de Quart de Poblet, Juan Medina, participó en el debate organizado por organizado por Levante-EMV sobre el ODS 11 de ciudades sostenibles para explicar las principales políticas llevadas a cabo desde el consistorio en esta materia. Medina comenzó explicando que se están cambiando ciudades "con una expansión en los 60 y 70 que eran poco apacibles y poco verdes, y estamos haciendo inversiones ingentes para cambiar modos de vida de la ciudadanía". En este sentido, apuntó a que los vecinos y vecinas deben cambiar su modelo de convivencia, pero también "su consumo y sus residuos".

Sobre este último punto, para Medina es fundamental que las administraciones e instituciones "unifiquen los mensajes" porque "no puede ser que cada municipio haga una campaña distinta para cada contenedor". Medina reflexionó sobre los 7 recipientes distintos que existen hoy en día y que generan confusión en el ciudadano. De la misma forma que nadie duda de dónde va el plástico y dónde va el vidrio, supone una dificultad absoluta "diferenciar entre el contenedor de resto y el orgánico", lamentó.

Así, el concejal explicó los esfuerzos que desde el consistorio se hacen por ir más allá. "Hay que mantener nuestra identidad de pueblo para que ese compromiso sea mayor, no queremos ser una ciudad dormitorio", señaló. En este sentido, aseguró que es fundamental esa identidad para mantener el entorno, como es el Río Túria, pero también la huerta y la industria propia de Quart. "Hay que conseguir centros urbanos más resilientes", sentenció.

Además, gracias a los fondos Feder y los fondos Edusi, en Quart se ha podido hacer una gran inversión en los barrios más conflictivos del municipio. "En concreto, era el más cercano al Túria y ahora se puede disfrutar de esa zona de forma peatonal o ciclista", dijo Medina. "Con esos fondos europeos hay que hacer ciudades más respetuosas", apuntó, y lanzó al debate un concepto nuevo, el de "ciudades lentas". Se trata de evitar el estrés de la ciudad. Según Medina, "levantarse antes y evitar ir deprisa a llevar al colegio a los niños y niñas, disfrutar de las terrazas, de caminar, de los comercios locales".

También se presenta como un reto cambiar el modelo energético para que Quart pase a alimentarse de energía renovable. Según explicó, en los presupuestos de 2021 se ha incluido una reducción del IBI del 30 % si se utilizan estas energías en viviendas y entre 10-15 % si se hace en la industria.