Siete jóvenes, uno de ellos menor de edad, fueron detenidos el viernes por la noche tras participar en una concentración no autorizada en la plaza del Ayuntamiento de València para protestar contra las medidas adoptadas por el Gobierno por la pandemia de covid-19 y agredir a cinco agentes de la Policía Nacional, que resultaron lesionados de diversa consideración.

La concentración, realizada sobre las 21 horas de ayer, reunió a cerca de setenta jóvenes, muchos de los cuales no llevaban mascarillas y que mostraban su rechazo a las medidas anticovid con cánticos y pancartas, según han informado fuentes policiales.

Tras recibir varias llamadas al 091 que alertaban de la protesta, agentes de la Policía Nacional se trasladaron al lugar, donde fueron insultados por los participantes en la protesta, que les lanzaron huevos y botes de cerveza entre frases como «sois unos perros», «libertad» u «os vamos a reventar», tal como relatan fuentes policiales. Los agentes les alertaron de que la concentración no había sido comunicada y les pidieron que guardaran las medidas de seguridad ya que algunos de los presentes no llevaban mascarillas.

Tras hacer caso omiso, comenzaron los empujones y algunos manifestantes se abalanzaron contra la policía y les propinaron patadas y puñetazos, señalaron las mismas fuentes policiales.

Finalmente, fueron detenidos siete jóvenes, uno de ellos menor de edad y el resto con edades comprendidas entre los 21 y 27 años, como autores de un delito contra la autoridad, y cinco policías sufrieron lesiones de diversa consideración.

Un portavoz de la Policía Nacional explicó a Levante-EMV que los Cuerpos de Seguridad del Estado no tenían conocimiento de que fuese a celebrarse esta concentración de protesta en el centro de València.

Otras fuentes consultadas por este diario señalaron que parte de los participantes se citaron por las redes sociales para acudir a esta protesta no autorizada. En Barcelona, Santander, Madrid, Gijón, Vitoria y Burgos también hubo altercados provocados por exaltados contrarios a las restricciones por la covid-19.

54 denuncias por saltarse el toque de queda en Alicante

La Policía Local de Alicante impuso en la noche del viernes al sábado un total de 54 denuncias a personas por saltarse el toque de queda y no llevar mascarilla. Además, los agentes disolvieron 5 fiestas en viviendas y un botellón; y sancionó a 3 establecimientos de hostelería.

Además, la concejalía de Seguridad despliega este fin de semana, con motivo del Día de Todos los Santos y la noche de Halloween, un operativo especial, con un refuerzo del número de agentes y controles por toda la ciudad, para velar por el cumplimiento del estado de alarma, vigilar que no se celebran fiestas y evitar los botellones.

El edil de Seguridad José Ramón González ha destacado que el balance de la noche «ha sido positivo», ya que se ha notado un «importante» descenso en las quejas de ruidos y «solo se intervino en un botellón».

Por ello, ha agradecido a los ciudadanos su comportamiento y ha pedido «máximo cumplimiento y responsabilidad» para «evitar cualquier situación que pueda poner en riesgo la salud y seguridad de todos», así como «el seguimiento riguroso de las limitaciones de aforo en las reuniones evitándolas, así como no celebrar fiestas de Halloween esta noche.

Puig apoya la actuación policial

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, manifestó ayer su «apoyo total a la policía que está velando por la salud pública de todos», después de los altercados producidos en València. El jefe del Consell compartió la noticia sobre esta protesta ilegal y publicó en sus redes sociales un mensaje: «La gran mayoría está siendo responsable frente a la segunda ola. Cada uno desde su posición y con plena confianza en la ciencia». Además, dio las «gracias a los valencianos por su prudencia».