El brote del colegio mayor Ausiàs March de València, uno de los mayores registrados en la Comunitat Valenciana, con 78 casos positivos y que mantiene a cerca de 320 estudiantes confinados, afecta a alumnado de cuatro universidades de València. En concreto, entre los casos positivos hay jóvenes que cursan sus estudios en la Universitat de València (UV), la escuela de negocios ESIC, la Universitat Politècnica de València (UPV) y la Universidad Católica de València (UCV). De los residentes en el colegio mayor privado —ubicado cerca de los campus de Vera y Tarongers—, la UCV ha sido la única universidad que ha confirmado el número de sus estudiantes alojados en el Ausiàs March: 47, de los cuales 11 son positivos por covid-19, 28 negativos y 7 tuvieron una prueba «indeterminada», con un resultado no concluyente, por lo que se les repetirá. No obstante, desde la institución católica aseguran que ninguno de estos estudiantes había acudido los últimos días a la universidad, por lo que las clases se mantienen con la presencialidad habitual.

Sanidad no se plantea pedir a Justicia una investigación como en el macrobrote del Galileo Galilei

Cabe recordar que el brote se da a conocer públicamente el sábado, pero los primeros casos se detectan el miércoles anterior, por lo que el jueves Sanidad organiza una recogida masiva de pruebas allí, tanto de los estudiantes como de los trabajadores de la residencia. Las clases tampoco se han visto afectadas en las dos universidades públicas de València: la UPV detalla que no hay «ningún grupo confinado» y que los casos positivos entre su alumnado son «pocos pero muy repartidos», por lo que no se han cerrado las instalaciones, a lo que obligó el brote de principio de octubre, detectado en otro colegio mayor privado, el Galileo Galilei.

Por su parte, desde la UV mantienen el mismo argumento y destacan que la incidencia de estos casos es mínima si se tiene en cuenta que la Universitat cuenta con tres campus (Tarongers, Blasco Ibáñez y Burjassot) en el área metropolitana y unos 45.000 alumnos. Y es que, a pesar de que ambas instituciones no detallan el número de alumnos que tienen en la residencia ni cuáles son positivos, este periódico ha podido saber que se trataría de una quincena de cada institución, 30 en total.

Asimismo, la escuela de Negocios ESIC confirma que de los tres colegiales del Ausiàs March que se forman en su centro, uno es positivo, mientras que EDEM, que tiene entre 5 y 10 alumnos, aseguró ayer que todos eran negativos.

Desde el CEU UCH explican que tampoco tienen constancia de ningún positivo relacionado con este brote pero que, de tenerla, aplicarían el protocolo que tienen establecido cuando un alumno comunica su positivo: el grupo en el que estudia pasa su docencia a online durante 10 días, gracias a la tecnología Hyflex que tienen instalada en las aulas en previsión de este tipo de escenarios.

Así, se tendría confirmado donde estudian 37 alumnos, por lo que faltaría sabor aproximadamente este dato de la mitad de los 78 casos positivos, si bien hay que tener en cuenta que algunos podrían ser trabajadores, ya que Sanidad tampoco concreta las cifras más allá del total de personas afectadas. Por otro lado, lo que sí explican fuentes del departamento es que el caso se da por «cerrado», al entenderse el foco como «controlado y aislado».

Además, descartan solicitar a Justicia que inicie una investigación, como en el caso del Galileo Galilei, en el que tres fiestas ilegales organizadas por el alumnado y realizadas sin distancia ni mascarillas contribuyeron al contagio de 168 personas. En esta ocasión, «está claro que el origen no es una fiesta, porque no hay evidencias» por lo que posiblemente gran parte de los contagiados hayan estado en contacto con el virus en las zonas comunes del edificio. Por eso, desde Sanidad afirman que, en principio, no contemplan «abrir expedientes» ni investigar. No obstante, desde el colegio mayor consideran que «se comparten zonas comunes pero con la distancia adecuada» y hay un «uso constante de las mascarillas». Además, el comedor está «absolutamente vigilado» para que se respeten las recomendaciones sanitarias en todo momento, dicen. Por eso, aseguran que «no puede haber transmisión comunitaria dentro del colegio». Cabe tener en cuenta que este colegio mayor es particular pues, a diferencia de otros, los jóvenes están repartidos en una especie de módulos de convivencia (como pequeños apartamentos) en los que, además de habitaciones, hay baños compartidos y se puede socializar sin necesidad de ir a las zonas comunes.

LAS CLAVES

Primeros casos detectados el miércoles

Los primeros positivos se comunican el miércoles pasado, tras realizar pruebas a estudiantes que eran contactos de casos (externos al centro). El jueves Sanidad decide hacer PCR a todos los colegiales y trabajadores, y el sábado se confinan.


Se descarta la fiesta

Sanidad y el centro descartan que el origen sean celebraciones organizadas por los estudiantes. Se realiza un rastreo pero no una investigación.


Confinamiento total

Los colegiales, también los negativos, deben permanecer confinados hasta el próximo

Alerta por un brote de la covid-19 en la residencia de estudiantes de la UJI


Salud Pública está investigando el origen y alcance de un brote de coronavirus detectado en la residencia de estudiantes Campus situada en la Universitat Jaume I (UJI) y que, de momento, suma ocho positivos, a la espera de conocer el resultado de una veintena de pruebas PCR realizadas. Además, tres de los tests ya practicado han dado negativo, según la Conselleria de Sanidad. Por tanto, no se descarta que el alcance del foco en estas instalaciones pueda ser mayor y aumentar el número de estudiantes contagiados.


 Fuentes de la UJI aseguraron ayer que están pendientes de recibir más información e indicaciones de la Conselleria de Sanidad. Desde la residencia, cuya gestión es privada, declinaron ayer informar sobre la situación y se limitaron a asegurar que no habían recibido instrucciones por parte de Sanidad. «Sobre lo que haya o no haya no vamos a decir nada», afirmaron ayer por la mañana.


De momento, no se han detectado positivos en el resto de residencias de estudiantes de la capital de la Plana desde que se inició el curso, según confirmaron ayer a Mediterráneo estos centros. 


Sin duda, por volumen la más grande es la de la UJI, con 250 minipisos cuyo alquiler cuesta desde 395 euros al mes, después estaría la de Virgen de Lledó, que depende del Instituto Valenciano de la Juventud, y otras dos de carácter privado, San Lucas y Domus Mariae.